El hecho ocurrió ayer, alrededor de las 19, cuando personal del GRIM pudo observar a dos personas en una moto y que una de ellas, tras destrozar el vidrio de un auto, extrajo una cartera y se dieron a la fuga. Así inició una cinematográfica persecusión que llegó a un asentameinto del barrio Patono, donde abandonaron tanto la moto como el bolso con una importante suma de dinero compuesta por 1400 pesos argentinos, soles peruanos y dólares. Los malvivientes huyeron, al saltar el muro de una curtiembre, mientras que los residentes del asentamiento arrojaban proyectiles a los efectivos policiales. La damnificada era una abogada de Resistencia que se encontraba de paso por Corrientes.

 

 

radiosudamericana