El procedimiento de los uniformados se realizó en dos colectivos de larga distancia que procedían de Paraguay.

 
Los elementos secuestrados, entre ellos ropas, calzados y algunos elementos de electrónica, no contaban con las documentaciones correspondientes para su traslado.
Es por ello que los agentes del orden, con orden del juez interviniente, procedieron a la incautación de los objetos.
Por el hecho no hubo personas detenidas, pero los propietarios de los bolsos quedaron supeditados en la causa.
Se estima que el valor aproximado llegaría a los cuatro millones de pesos.
La mercadería quedó a disposición de la Justicia.

epoca