Ayer en ho­ras de la ma­ña­na se lo­gró el de­co­mi­so de un po­co más de 144 ki­los de ma­ri­hua­na tras un ope­ra­ti­vo que con­cre­tó per­so­nal de Gen­dar­me­ría Na­cio­nal. El pro­ce­di­mien­to se re­a­li­zó en in­me­dia­cio­nes del Pa­ra­je Cuay Gran­de, en San­to To­mé.


Per­so­nal del Es­cua­drón 57 “San­to To­mé” de­mo­ró a un ve­hí­cu­lo so­bre Ru­ta Na­cio­nal 14 ki­ló­me­tro 669, pa­ra el con­trol fí­si­co y do­cu­men­tal del ro­da­do.
El con­duc­tor que par­tió de la pro­vin­cia de Mi­sio­nes con­tó a los efec­ti­vos que te­nía co­mo des­ti­no la lo­ca­li­dad de Pa­so de los Li­bres por cues­tio­nes la­bo­ra­les.
Sin em­bar­go en mo­men­tos que iba res­pon­dien­do cues­tio­nes re­la­cio­na­das a la do­cu­men­ta­ción del au­to­mó­vil mos­tró una ac­ti­tud sos­pe­cho­sa que lla­mó la aten­ción de los uni­for­ma­dos.
Fue así que so­li­ci­ta­ron en­ton­ces que abrie­ra las puer­tas del ro­da­do y ob­ser­va­ron, a sim­ple vis­ta, al­gu­nas irre­gu­la­ri­da­des y que de los com­par­ti­mien­tos ema­na­ba un olor ca­rac­te­rís­ti­co a es­tu­pe­fa­cien­te.
Se pro­ce­dió así a la re­qui­sa to­tal del ve­hí­cu­lo con la pre­sen­cia de tes­ti­gos.

 


Los uni­for­ma­dos ha­lla­ron va­rios pa­que­tes rec­tan­gu­la­res de co­lor ocre, en los sec­to­res del tor­pe­do, ba­úl y zó­ca­los del ro­da­do, lu­ga­res que fue­ron acon­di­cio­na­dos pa­ra ocul­tar la dro­ga que trans­por­ta­ba.
Se ex­tra­jo ca­da pa­que­te y se con­ta­bi­li­zó un to­tal de 547 la­dri­llos de dro­ga.
Re­a­li­za­ron el test orien­ta­ti­vo y arro­jó po­si­ti­vo pa­ra Can­na­bis sa­ti­va, ma­ri­hua­na.
Lue­go pro­ce­die­ron al co­rres­pon­dien­te pe­sa­je y dio co­mo re­sul­ta­do 144 ki­los con 836 gra­mos.
To­mó in­ter­ven­ción el Juz­ga­do Fe­de­ral de Pa­so de los Li­bres, a car­go de Cris­ti­na Poz­zer Pen­zo.
La ma­gis­tra­da so­li­ci­tó el se­cues­tro del es­tu­pe­fa­cien­te, los ele­men­tos de in­te­rés pa­ra su­mar a la cau­sa, en­tre ellos te­lé­fo­nos ce­lu­la­res y di­ne­ro en efec­ti­vo, ade­más pi­dió la de­ten­ción del con­duc­tor del ro­da­do, un hom­bre ma­yor de edad.
La dro­ga que­dó in­cau­ta­da en las de­pen­den­cias de GNA, allí con­ti­nua­ron con las di­li­gen­cias de ri­gor.

EPOCA