El delantero Ramón Abila rescindió el sábado por la tarde el vínculo que mantenía con Cruzeiro de Belo Horizonte y ahora tiene el camino allanado para ser incorporado por Boca que, a su vez, lo cedería a Huracán por los próximos seis meses.

 

El atacante cordobés, de 27 años, se despidió de sus compañeros y retornará a Buenos Aires, con el objetivo de terminar de acordar su vínculo con el presidente de la entidad xeneize, Daniel Angelici, y definir su futuro.
Una de las alternativas consistiría en que el jugador, que será adquirido en una operación que ronda los dos millones de dólares más el pago de la deuda que la institución de Belo Horizonte