En los laboratorios de Invap en Bariloche ultiman detalles para poner a punto el satélite Saocom, un proyecto italo argentino que tiene una sofisticada tecnología denominada SAR capaz de alertar sobre inundaciones en todo el mundo. El equipo iniciará las pruebas finales en su antena radar para poder finalizar los últimos procedimientos con vistas a su despegue en agosto, así lo informó en un comunicado la Comision Nacional de Actividades Espaciales (CONAE).

 

El Saocom es el primero de una generación de dos satélites que construye la empresa estatal Invap. Junto a dos desarrollos de la Agencia Especial Italiana (ASI), unidos constituirán el Sistema Italo Argentino de Satélites para la Gestión de Emergencias. El Saocom fue diseñado y fabricado en la Sede Central de Invap Bariloche (Río Negro), aquí también funciona la Agencia Satelital ArSat. En esta Sede harán las últimas pruebas antes de trasladarlo a Estados Unidos, donde será lanzado en la Estación de Vandemberg, en California. En agosto, el Cohete Falcon IX lo pondrá en órbita por la empresa SpaceX.

 

El satélite será especialmente útil para nuestro país porque podrá dar grandes aportes a la agroindustria, elaborará mapas de riesgo de enfermedades de los cultivos, y creará sistemas eficientes de fertilizantes, alertará sobre inundaciones, especialmente en la región pampeana, y podrá detectar derrames de hidrocarburos en el mar.

 

“Por su complejidad, es el proyecto más importante encarado por el sistema científico tecnológico argentino. Es jugar en las ligas mayores de satélites científicos de observación junto a la NASA (Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de EEUU) y la ESA (Agencia Espacial Europea)“, explicó Fernando Hisas, jefe de Proyectos de Conae. El “Saocom es el primer satélite de teleobservación de baja frecuencia, lo que le da una capacidad de medición de humedad en suelos entre nubes, lluvias y tormentas, lo que no pueden hacer los satélites ópticos de alta frecuencia”.

 

“Esto permite ir monitoreando los suelos, incluso bajo el nivel de la superficie, y ver cómo se va saturando de humedad. Sumado a un pronóstico de lluvias, es de gran utilidad para anticipar inundaciones, con efectos en tierras productivas y también de grave impacto social. Sólo por la posibilidad de estudios y prevención de inundaciones en la Pampa Húmeda, el retorno de la inversión que hace el país está cumplido“, concluyó Hisas.

 

Conae designó a Invap para su construcción y a Ceatsa para las pruebas, y también participan del proyecto la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y la firma Vehículo Espacial de Nueva Generación (Veng), junto a otros organismos y empresas nacionales.

elfederal.com