Martita, la hija de Ricardo Fort, la rompe en las redes sociales. A través de la app Sarahah,que es furor en el mundo teen, se anima a contestar las preguntas más osadas y sin filtro. La vez pasada habló de su mamá, de la crianza que tiene junto a Gustavo Martínez y los conflictos en la fábrica de chocolates de su familia

 

En esta oportunidad, le hizo frente a una persona que le dijo que “la seguía viendo gorda”. “Bajé 17 kilos, no me jodas. No sé qué es ser gorda para vos, pero yo estoy bien conmigo misma”, contestó la hija del empresario fallecido en noviembre del 2013.

Algunos le consultaron cómo hizo para adelgazar y solo atinó a decir que fue gracias a la gimnasia. Su etapa de cambios también incluyó un nuevo look: se tiñó de rubia y se hizo su primer tatuaje, en el tobillo. Eligió unas huellitas de perro.

“Este tatuaje tiene un significado tremendo, lo quería desde los cuatro años y es muy importante para mí. Yo amo a los animales y por eso me lo quise hacer. Cada dos por tres mi papá me compraba un perro, y el amor que él tenía por ellos también me acompaña en este dibujo”, expresó.

Martita tiene muy en claro qué quiere ser cuando sea grande. “Quiero dedicarme a un negocio artístico donde sea solo yo la propietaria”, expresó a comienzos de año en una entrevista. Pero eso no es todo. También demostró su amor por los animales y las ganas de salvarlos de la calle: “Quiero hacer una campaña para ayudar a los animales, tener un refugio y conseguirles una familia”.