Hace más de tres días que llueve ininterrumpidamente en esta localidad, sin embargo en las últimas horas fue más intenso lo que provocó la evacuación y autoevacuación de los lugareños. Hoy amanecieron sin lluvias, pero el SMN prevé probabilidad de tormentas para toda la jornada con mejoramientos temporarios.

El sur de la provincia de Corrientes fue hasta el momento el más castigado por las incesantes lluvias que vienen desarrollándose a lo largo de tres días. El Intendente de Curuzú Cuatiá, José Irigoyen, confirmó la evacuación de diez familias y la autoevacuación de un número importante de personas. Todos se encuentran albergados en comedores y están siendo atendidos por los servicios del municipio.

Las intensas lluvias en las últimas horas del día de ayer, provocaron la inminente crecida y casi desborde de los arroyos que rodean la localidad como el Marote, Curuzú y Castillo. Esto genera un cuello de botella en la ciudad, anegamientos en barrios y zonas periféricas. Hasta ayer llovió alrededor de 200 milímetros.

“Ayer rogábamos que no siga lloviendo porque estábamos viendo que el arroyo principal estaba por desbordarse, pero gracias a dios eso no sucedió porque anoche paro la lluvia. Sin embargo el alerta meteorológica continúa”, confesó el jefe comunal.

El director de Defensa Civil de la Provincia estuvo recorriendo ayer las zonas anegadas de la localidad y pude ver el problema que tienen con los arroyos. Por lo que quedó en transmitirle al Gobernador la situación que se vive cuando llueve.