Cuando faltan cinco meses para que se cumplan 16 años del homicidio de María Marta García Belsunce, ocurrido en el country Carmel, en Pilar, surgieron nuevas pistas para intentar esclarecer el asesinato: fueron halladas nuevas muestras de ADN de las evidencias recolectadas en su momento en la escena del crimen. Tras el hallazgo, los fiscales a cargo de la investigación citaron a siete personas para hacer un cotejo genético.

 

 

Así lo informaron a LA NACION calificadas fuentes judiciales.Los fiscales de Pilar María Inés Domíngez y Andrés Quintana citaron para el cotejo genético al exvecino de Carmel, Nicolás Pachelo, su exmujer Inés Dávalos Cornejo y cinco hombres que en el momento del homicidio trabajaban como vigiladores en el country. Se trata de los siete imputados que tiene la causa.

 

Los vigiladores citados para el cotejo genético son José Ramón Alejandro Ortiz, Ramón Alfredo Acosta, Víctor Hugo Contreras, Eduardo Walter Vera y Norberto Glennon. Las muestras de sangre de los imputados serán tomadas el lunes próximo a Asesoría Pericial de la ciudad de La Plata y estarán a cargo de su directora, la doctora María Mercedes Lojo.

 

Las fuentes judiciales explicaron que el nuevo perfil genético es masculino y fue encontrado en una muestra recolectada de la escena del crimen en 2002 y que en su momento había arrojado resultado indeterminado.

 

Domínguez y Quintana asumieron la dirección de la investigación a principios del año pasado y una de las primeras medidas que tomaron fue la de hacer un peritaje de todas las evidencias recolectadas en la escena del crimen en 2002.

 

En su momento, los representantes del Ministerio Público citaron a Lojo para preguntarle sobre las tres muestras de ADN que en 2002 habían dado como resultado “indeterminadas”. Los fiscales Domínguez y Quintana le consultaron a la especialistas si con los avances tecnológicos forenses que hubo desde el 2002 a la fecha si volvía a peritar las muestras de ADN podían dar un resulto distinto. Lojo, según fuentes judiciales, dijo que sí.

 

“Se volvieron a analizar las tres muestras que en su momento había dado como resultados indeterminado para obtener un perfil genético y una dio positiva. Se trata del ADN de un hombre”, sostuvo una fuente de la investigación a LA NACION.

La nueva muestra de ADN y otros dos perfiles genéticos masculinos hallados en la escena del homicidio será comparada con las muestras de sangre que se le tomarán a Pachelo y a los cinco vigiladores.

La muestra de sangre de Dávalos Cornejo será comparada con el patrón genético femenino hallado en la escena del crimen y que es distinto al de la víctima.

Hoy a la mañana, el abogado de Pachelo, Roberto Ribas, presentó en la fiscalía de Pilar un escrito donde solicitó que sean sometidos a la comparación genética el marido de la víctima, Carlos Carrascosa y los familiares condenados por encubrimiento.

“También debe participar del análisis comparativo de ADN la señora Irene Hurtig, hermana de García Belsunce, que no está entre la lista de los condenado por encubrimiento pero si estuvo mencionada en esta encuesta. No escapa al criterio de esta defensa que para todos los nombrados a excepción de la mencionada Hurtig, todos ellos siguen ligados de una u otra forma a la investigación”, afirmó Ribas en su escrito al que tuvo acceso LA NACION.

Por: Gabriel Di Nicola