Tomó intervención el Juzgado de Paz de Loreto. Los administradores del campo dispusieron horarios fijos para que crucen los vecinos.

Conmocionó a la opinión pública la denuncia de un conjunto de pobladores de un paraje loretano que acusan a los encargados de una estancia de cortarles el paso de una calle, que consiste en el único acceso al pueblo y que le permite salir para comprar víveres, llegar hasta los centros médicos y oficinas legales u obtener atención sanitaria de urgencia. Entonces, en caso de que uno de los pobladores esté enfermo, accidentado o mordido por alimañas, no podrán salir de su paraje para ser atendidos en el hospital. Aseguran que el capataz y los encargados dispusieron un cronograma horario para poder transitar por la calle que fue creada por la Dirección Provincial de Vialidad hace décadas. La postal remite a la de Yahaveré.

 

El hecho inconstitucional no permite la movilidad de los habitantes y según dijeron a este medio, ya habría tomado intervención el juzgado de Paz de Loreto. Ahora se espera que estos encargados levanten la medida restrictiva. El pequeño productor y referente de Loreto, Miguel Ojeda, contó a NORTE de Corrientes sobre la grave situación que atraviesan los pobladores del paraje Bastidores perteneciente a la jurisdicción rural de Loreto: “En solidaridad con mis compueblanos, me adhiero al reclamo justo que hacen las familias del paraje ya que se les imposibilita la salida a través de una calle que es de uso público y que está siendo cerrada por el capataz de una estancia. Se trata de un campo que no es apto para cultivo y no está en muy buenas condiciones, que fue recientemente adquirido por un empresario. Suponemos que se trata del empresario de apellido Goitia. Actualmente los encargados del predio, que viene a ser casi un puesto ganadero, cierran la entrada a la pobre gente que viene del paraje Bastidores, donde hay aproximadamente 30 familias que son muy humildes”. La zona está conformada por islas y aguadas y no tienen camino alternativo para salir, según expresaron los vecinos.

 

Las excusas
“Son paisanos que viven con total sacrificio entre Caá Catí y Loreto, pero en la jurisdicción loretana. Los pobladores tuvieron una reunión reciente con la jueza de Paz, Analía Márquez, para hacer la denuncia formal ya que tienen que ir a golpear en la tranquera para que le abran y muchas veces no hay nadie para hacerlo. La jueza hizo un llamado telefónico a la abogada del dueño del campo y esta se excusó diciendo que existían otros caminos alternativos. Pero esto no es cierto. La calle es una vía pública que fue construida por Vialidad de Corrientes hacia el año 1968 y es inconstitucional poner un horario para permitir el cruce de una calle. Este predio antiguamente pertenecía a una familia de apellido Molina, pero ellos nunca impidieron el cruce. Loreto tiene una parte urbana, una suburbana y luego ya viene el área de potreros en donde vivía la gente más humilde, pero luego los más grandes fueron avanzando sobre las zonas de los más pequeños. Los pobladores esperan ahora el actuar de la Justicia y confían en la buena voluntad del dueño del campo, ya que consideran que él no está al tanto de las actuaciones de sus empleados para con los pobladores”, acotó el productor Ojeda. s