La mujer, de 21 años, salió el viernes de su casa para participar de una reunión de amigos. Luego se ausentó del lugar para encontrarse con un muchacho. Indican que la habrían alcoholizado o drogado para luego violarla.

 

Tan­to la Po­li­cía co­mo au­to­ri­da­des ju­di­cia­les ini­cia­ron una in­ves­ti­ga­ción a par­tir de un he­cho de gra­ves con­no­ta­cio­nes que habría ocurrido en la ciu­dad de Co­rrien­tes: la pre­sun­ta vio­la­ción de va­rios hom­bres a una chi­ca, a quien pri­me­ro ha­brí­an al­co­ho­li­za­do o dro­ga­do.

La víc­ti­ma per­ma­ne­cía ayer in­ter­na­da en el Hospital Vidal, al cual in­gre­só con sig­nos de abu­so se­xual, en es­ta­do de ob­nu­bi­la­ción y en apa­rien­cia do­pa­da, co­mo po­si­ble pro­duc­to de la in­ges­ta de sus­tan­cias tó­xi­cas aún no de­ter­mi­na­das.

To­do co­men­zó el sá­ba­do, po­co des­pués del me­dio­dí­a. La mu­jer, de 21 años, lla­mó con un te­lé­fo­no ce­lu­lar a su pa­dre pa­ra pe­dir­le que fue­ra a bus­car­la de la ve­re­da de una vi­vien­da, en un ba­rrio de la zo­na Su­res­te de la ca­pi­tal.

El hom­bre acu­dió al si­tio en su ve­hí­cu­lo par­ti­cu­lar. Y pa­ra su to­tal sor­pre­sa, en­con­tró a la hi­ja cons­cien­te pe­ro con la mi­ra­da ex­tra­via­da y con es­ca­so sen­ti­do de la ubi­ca­ción.

De for­ma in­me­dia­ta le pre­gun­tó qué ha­bía pa­sa­do y co­mo res­pues­ta es­cu­chó pa­la­bras fuer­tes. “Me hi­cie­ron al­go ma­lo”, ha­bría al­can­za­do a de­cir­le.

Sin per­der el tiem­po, el pro­ge­ni­tor acu­dió a las au­to­ri­da­des po­li­cia­les. Lue­go, la jo­ven de­bió ser tras­la­da­da al Hos­pi­tal, don­de los mé­di­cos que la exa­mi­na­ron de­ci­die­ron su ur­gen­te in­ter­na­ción a ra­íz de un cua­dro, en prin­ci­pio, de in­to­xi­ca­ción.

La in­for­ma­ción que ma­ne­jan los de­tec­ti­ves in­di­ca que la jo­ven sa­lió de su vi­vien­da el vier­nes a la no­che pa­ra man­te­ner una reu­nión con ami­gos. Al pa­re­cer, de ese si­tio acu­de a un se­gun­do lu­gar don­de la es­pe­ra­ba un mu­cha­cho al cual co­no­ce y don­de, pre­sun­ta­men­te, es­ta­ban otros tres.

Des­de ra­to des­pués de ese en­cuen­tro, la chi­ca ha­bría ma­ni­fes­ta­do (en una de­cla­ra­ción ex­tra­o­fi­cial) que re­cuer­da só­lo lap­sos, al­gu­nos mo­men­tos, has­ta que al me­dio­día si­guien­te despertó ma­re­a­da y con do­lo­res en las zo­nas ín­ti­mas.

En ese pri­mer tes­ti­mo­nio an­te su pa­dre apa­ren­te­men­te no su­po pre­ci­sar, con exac­ti­tud, si la ha­bí­an de­ja­do en la ca­lle o ella sa­lió por su cuen­ta de una vi­vien­da, cer­ca­na al si­tio del que el hom­bre la bus­có.

Des­de el prin­ci­pio el ca­so, en ba­se a cla­ros in­di­cios, fue to­ma­do co­mo “un su­pues­to abu­so se­xual”, in­di­ca­ron fuen­tes que tra­ba­jan en la in­ves­ti­ga­ción.

Por dis­po­si­ción de la Jus­ti­cia, fue­ron ex­tra­í­das del cuer­po de la jo­ven mues­tras de hi­so­pa­do co­mo de san­gre, con la fi­na­li­dad de de­ter­mi­nar la exis­ten­cia de ras­tros ge­né­ti­cos y de al­gu­na sus­tan­cia pro­hi­bi­da.

“Es­ta­mos en ple­na pes­qui­sa. Hay al­gu­nos pro­ce­di­mien­tos de los que aún es pre­fe­ri­ble no brin­dar de­ma­sia­dos da­tos. Hay nom­bres de al­gu­nas per­so­nas sos­pe­cha­das, uno en par­ti­cu­lar del que la chi­ca dio iden­ti­dad com­ple­ta”, ex­pli­có una de las au­to­ri­da­des.

En ca­so de evi­den­ciar una me­jo­ría de sa­lud se es­pe­ra la de­cla­ra­ción for­mal de la jo­ven, co­mo tam­bién el re­sul­ta­do de los es­tu­dios bio­quí­mi­cos. A par­tir de allí, es pro­ba­ble avan­zar con otros pro­ce­di­mien­tos. In­ter­vie­ne la Di­vi­sión de De­li­tos Con­tra la In­te­gri­dad Se­xual y la Fis­ca­lía en tur­no.

Fuente Diario Época