Un estudio de la Academia de Pediatría de Estados Unidos publicó un informe que indica que los niños no deberían empezar las clases tan temprano porque afecta su rendimiento escolar.

Consultado al respecto, el biólogo argentino Diego Golombek, explicó a Cadena 3 que “tenemos un reloj biológico, un pedacito de cerebro que mide el tiempo y que en algunas personas está ubicado más temprano (matutinas) y en otras más vespertino (los búho)”.

 

En este sentido, señaló que los adolescentes son “búhos” por una cuestión “biológica”: “A los pibes les resulta natural hacer todo tan tarde”, aseguró.

 

Según el especialista “los chicos que van al colegio a las 7 de la mañana les cuesta más despertarse y en clase están dormidos”.

 

Frente a esta situación que afecta el rendimiento de los menores, advirtió que se está proponiendo “retrasar el horario de inicio del turno mañana y que empiecen media o 40 minutos más tarde”.

 

Socialmente no es fácil esto de retrasar el horario de las clases. Está el turno tarde, pero hay alternativas para empezar ya”, manifestó.

 

Golombek, advirtió que en las primeras horas de clase los adolescentes deberían tener actividades que “no requieran mucha trabajo y exijan menos concentración”. “Algo en donde los chicos tengan acceso a la luz y después de media mañana exigir las cosas más demandantes a nivel intelectual”, agregó.

 

Un informe del Centro Médico Nacional Infantil de Washington indicó que en el 40% de los institutos de Estados Unidos, donde la actividad escolar inicia antes de las ocho, “tiene efectos negativos en la seguridad de los adolescentes, en su bienestar y en su educación”.

 

Por su parte la universidad de Minessota manifestó que “se está repensando el horario de las escuelas en Estados Unidos, la mayoría de las cuales empiezan las clases a las 7.15, porque cada vez hay más evidencia de los beneficios”.

 

El mismo estudio indicó que los adolescentes que entran más tarde registran mejores calificaciones, menos depresión y tendencia a las adicciones.

 

Informe de Federico Albarenque.

cadena3