Paulina Dávila es la actriz colombiana que interpreta a la fotógrafa Mariana Yazbek, el primer gran amor de Luis Miguel, en la serie que relata la vida del ídolo y que se transmite por Netflix.

En diálogo exclusivo con Cadena 3, Dávila relató cómo fue el proceso de casting y los desafíos que trajo tener un papel de alguien que existe en la vida real.

 

“Ha sido un camino largo. Vine a vivir (a México) hace cinco años y de a poco uno se va haciendo lugar. Supe del casting cuando terminé la serie Aquí en la tierra y me dijeron que fuera para un personaje que después cuando llegué era otro”, relató.

 

“En ese momento no pensé que fuera a quedar en este proyecto. Hubo un par de improvisaciones con Diego Boneta que estaba en el proyecto desde un año atrás y los directores notaron que había una buena química para interpretar el personaje y me eligieron”, recordó Paulina.

 

Para la colombiana, nacida en Medellín, y radicada en México, el desafío más grande fue “hacer un personaje real que no es de ficción”.

Pese a que hay un guión hay una responsabilidad implícita con la persona que vive y está aquí, en el mismo círculo que el mío

 

Según confesó no conocía a la verdadera Mariana Yazbek, pero tuvo la oportunidad de hacerlo para el proyecto. “Me sentí honrada de interpretarla y ese fue el mayor reto. Hacerse responsable con lo que ella me compartió y meterlo en un guión que ya estaba escrito”, reveló.

 

 

En este sentido, agregó que conocerla fue “increíble” porque “no tenía ningún tipo de compromiso con el proyecto ni conmigo y accedió a verme”.

“Compartió un rato conmigo y fue un gran momento”, aseguró.

Por otra parte, señaló que a Luis Miguel lo conoció brevemente cuando fue al set de grabación para grabar el cameo y que no es una gran seguidora de su música.

“Me gusta mucho la música, y no discrimino en género, pero me gusta más su primera etapa pop”, indicó.

No conocía detalles de su vida, porque no soy de las que se interesan por la vida personal de los artistas, pero este proyecto me dio la posibilidad de ver al ser humano detrás de la estrella, que encima fue tan hermética con su vida.

Por último, dijo que aunque le da “cosita verse en la televisión”, en este caso sigue la serie por el trabajo de sus compañeros y por “el proyecto mismo”.

Entrevista de Yeny Ortega.