Los uniformados ingresaron al centro de venta de estupefacientes, y la encargada del lugar ofreció dinero para evitar que la arresten.


Una mujer intentó sobornar con dinero a efectivos de la Gendarmería Nacional que ingresaron a una vivienda de un barrio periférico de la ciudad de Paso de los Libres. El ofrecimiento lejos de mejorar la situación de la sospechosa, agravó la acusación en su contra en la causa en la que fue detenida junto con su pareja, ya que ambos están acusados de regentear el centro de venta de estupefacientes que fue desbaratado. Las aprehensiones fueron en el contexto de un allanamiento ordenado por el Juzgado Federal de Paso de los Libres, un hombre y una mujer fueron detenidos por la Gendarmería Nacional acusados de administrar un centro de venta de estupefacientes al menudeo en un barrio de esa ciudad del Sur provincial.

 

El operativo fue el sábado en horas de la tarde cuando los efectivos del Escuadrón 7 de Gendarmería “Cabo Misael Pereyra” intervino un inmueble ubicado en las afueras de esa localidad donde operaba una organización de narcomenudeo. Los uniformados llegaron hasta allí luego de haber realizado actividades de inteligencia para identificar a los sospechosos. Contaban además con datos surgidos de intervenciones telefónicas solicitadas para poder establecer las conexiones entre los involucrados. Fue así que el fin de semana los investigadores que habían trabajado en coordinación con el fiscal federal Fabián Martínez, solicitaron órdenes de allanamientos para intervenir los centros de venta de drogas.

 

El allanamiento se concretó el sábado a últimas horas del día luego de que los gendarmes pidieron la colaboración de testigos para que se cumpla la disposicón judicial. Los efectivos ingresaron a la vivienda donde encontraron gran cantidad de estupefacientes fraccionados para la venta. Fuentes oficiales informaron que al entrar a la casa hallaron 660,04 gramos de cocaína, además de 190.164 pesos argentinos; 12 reales, y dos dólares estadounidenses. También hallaron un revólver calibre 22 largo con municiones, tres balanzas de precisión, siete celulares, una tablet, un pendrive y documentos. La mujer comprendió que el hallazgo de la droga en su casa la ponía en una situación judicial complicada, por lo que intentó comprar la voluntad de los gendarmes. “Les doy cien mil pesos, llévense todo eso que está sobre la mesa, pero no me lleven presa, yo tengo para arreglar”, dijo la sospechosa, quien luego fue apresada.s

nortediario