La Confederación del Comercio de los Hidrocarburos, presidida por el correntino Gold, propició un encuentro federal entre expendedores y el director nacional de Refinación y Comercialización, Ignacio Barousse. También participó la compañía

 

 

La sede porteña de la Confederación de Entidades del Comercio de los Hidrocarburos (CECHA) fue el ámbito en el que ayer unos 30 expendedores, de distintas regiones del país, mantuvieron una reunión con el director nacional de Refinación y Comercialización del Ministerio de Energía, Ignacio Barousse y el titular de la compañía DAPSA, Hugo David, entre otros.

El objetivo del encuentro fue dar a conocer, ante las autoridades, la discontinuidad en el suministro de combustibles que vienen atravesando desde hace más de un mes las estaciones del interior del país. Situación que pone en riesgo la continuidad de sus negocios y con ello la estabilidad laboral de cientos de empleados que allí se desempeñan.

 


El presidente de CECHA, el correntino Carlos Gold, manifestó que el reclamo fue generalizado. “Los colegas plantearon una problemática de abastecimiento discontinuo y exigieron soluciones”, expresó.

En ese contexto, los representantes de DAPSA explicaron que están realizando su máximo esfuerzo para dar respuesta a la demanda de los expendedores.
“Hoy, tras asumir el compromiso frente a la Justicia que dictó la quiebra de Oil, proveen a 252 bocas que pertenecían a la ex Indalo”, afirmó Gold.

epoca