Una nueva filtración de datos, de unas 55.000 tarjetas de crédito, fue detectada en Chile, donde el miércoles pasado se dio cuenta de que información de unas 14.000 tarjetas había sido publicada por una agrupación de hackers estadounidense. La Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) confirmó que el fin de semana se detectó una nueva filtración de 55.106 tarjetas de crédito y débito afectadas de las cuales 54.593 correspondían a cuentas extranjeras.

 

“El conjunto de los documentos filtrados estaba compuesto mayoritariamente por tarjetas de crédito, aunque hay también algunas tarjetas de débito”, precisó la SBIF en un comunicado.

“Los bancos ya han procedido al bloqueo de las cuentas que se encontraban activas”, añadió e indicó que se continúa trabajando para encontrar los antecedentes que permitan aclarar lo sucedido.

Los antecedentes de la nueva filtración serán puestos en conocimientos de la Justicia, en el marco de una denuncia presentada el pasado jueves, señaló la SBIF.

Agregó que las autoridades siguen en contacto con los emisores y operadores de las tarjetas de crédito y débito nacionales y que mantendrán alm público “oportunamente informado”.

La primera filtración, según la SBIF, fue obra del “grupo de cibercriminales denominado ShadowBrokers, que publicó el número de tarjeta, el número de seguridad (CVV) y la fecha de expiración” de unas 14.000 tarjetas de unos 19 emisores bancarios y no bancarios, algunos de ellos extranjeros.

 

baenegocios