Las nenas, de tres y ocho años, perdieron la vida junto a su madre tras el impacto del automóvil en el que iban y un camión.

Cer­ca de la lo­ca­li­dad co­rren­ti­na de 9 de Ju­lio de­bió lle­var­se ade­lan­te ope­ra­ti­vos po­li­cial y sa­ni­ta­rio de gran­des mag­ni­tu­des, an­te un tre­men­do ac­ci­den­te vial que in­vo­lu­cró a un au­to­mó­vil y un ca­mión, ayer a la tar­de. El in­ci­den­te de trán­si­to fue re­al­men­te trá­gi­co, ya que una mu­jer de 29 años y sus dos ne­nas, de tres y ocho, mu­rie­ron en el lu­gar.

Dos am­bu­lan­cias pro­ve­nien­tes de San Ro­que, otro par de ve­hí­cu­los de Man­ti­lla y un ter­cer ro­da­do sa­ni­ta­rio de 9 de Ju­lio (que ade­más trans­por­ta­ba a mé­di­cos pro­ve­nien­tes de Mer­ce­des), ac­tua­ron en el lu­gar, jun­to a Bom­be­ros Vo­lun­ta­rios.

Por las ca­rac­te­rís­ti­cas del si­nies­tro, no se pu­do ha­cer de­ma­sia­do por las mu­je­res, quie­nes per­die­ron la vi­da al ca­bo de po­cos se­gun­dos.

Le­o­na Pa­o­la Ana­hí Vi­lla­gra, quien era agen­te de Gen­dar­me­ría Na­cio­nal Ar­gen­ti­na (GNA), mu­rió jun­to a sus dos chi­qui­tas. Las tres ele­va­ron a 159, la can­ti­dad de muer­tos re­gis­tra­dos en ac­ci­den­tes via­les en la pro­vin­cia, en lo que va del año.

La gen­dar­me iba con las in­fan­tes en un au­to Ford Ecos­port que era guia­do por la pa­re­ja de la mu­jer, Gus­ta­vo San­ta Cruz, con quien cir­cu­la­ban por Ru­ta Na­cio­nal 12.
Al res­pec­to del si­nies­tro vial, es­te se pro­du­jo a la al­tu­ra del ki­ló­me­tro 878, en cer­ca­ní­as a la lo­ca­li­dad de 9 de Ju­lio, se­gún in­di­có la Po­li­cí­a.

Apa­ren­te­men­te el ac­ci­den­te ha­bría ocu­rri­do por una ma­la ma­nio­bra del con­duc­tor del au­to.

El otro ve­hí­cu­lo in­vo­lu­cra­do fue un ca­mión Sca­nia.

Los da­tos ob­te­ni­dos por fuen­tes sa­ni­ta­rias que tra­ba­ja­ron en el si­tio, die­ron cuen­ta que el cho­que ha­bría ocu­rri­do cuan­do el au­to­mó­vil qui­so ade­lan­tar­se a otros co­ches que te­nía en­fren­te.

No obs­tan­te, ha­bría re­a­li­za­do un “mal cal­cu­lo” ya que ape­nas in­ten­tó ade­lan­tar­se, se en­con­tró con el enor­me ro­da­do que iba por el ca­rril con­tra­rio.

 

An­te ello, se di­jo que el au­to­mo­vi­lis­ta hi­zo una ma­nio­bra eva­si­va que no re­sul­tó, ya que de to­das for­mas se pro­du­jo un im­pac­to fron­tal, aun­que par­cial, ya que so­lo to­có uno de los cos­ta­dos del ca­mión.

Tras el cho­que, el au­to des­pis­tó de ma­ne­ra vio­len­ta, co­men­zó a gi­rar y, fi­nal­men­te, vol­có. Por los brus­cos mo­vi­mien­tos que efec­tuó el ro­da­do fue­ra de con­trol, las mu­je­res ha­brí­an si­do des­pe­di­das, que­dan­do en dis­tin­tas par­tes del ca­mi­no.

En tan­to el con­duc­tor San­ta­cruz, se ha­bría sal­va­do por­que te­nía pues­to el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad, se­gún in­di­ca­ron fuen­tes ex­tra­o­fi­cia­les con­sul­ta­das.
An­te el ac­ci­den­te, se pro­du­jo la mo­vi­li­za­ción de po­li­cí­as y per­so­nal sa­ni­ta­rio.

Se­gún se in­di­có, el ca­mio­ne­ro, iden­ti­fi­ca­do co­mo Mar­tí­nez Pi­cos de 53 años, re­sul­tó ile­so.

En tan­to San­ta­cruz ha­bría ter­mi­na­do con un pro­fun­do cor­te en el cue­ro ca­be­llu­do, aun­que la he­ri­da no pon­dría en pe­li­gro su in­te­gri­dad fí­si­ca.

Lo que se di­jo fue que, al ver que sus dos pe­que­ñas y es­po­sa mu­rie­ron, na­tu­ral­men­te su­frió un ata­que de ner­vios, por lo que tu­vo que ser hos­pi­ta­li­za­do, tan­to por su es­ta­do emo­cio­nal co­mo por la he­ri­da en la ca­be­za.

Se­gún fuen­tes ofi­cia­les, la fa­mi­lia re­si­día en Bue­nos Ai­res, pe­ro el hom­bre, es oriun­do de la ciu­dad for­mo­se­ña de Clo­rin­da, mien­tras que Vi­lla­gra, quien era ca­bo de Gen­dar­me­rí­a, na­ció en Ju­juy.

epoca