El actor habló del éxito de la biopic, las chances de una continuidad y qué consejo le dio el propio Micky sobre su vida privada.

 

 

 

 

Diego Boneta finalmente se animó a un mano a mano con Marley en una entrevista especial, luego de la puja entre Telefe y El Trece por tener al actor que interpretó a Luis Miguel en la exitosa serie de Netflix. Relajado, el actor habló de la segunda temporada y fue muy cauteloso a la hora de hablar de su corazón.

Ante la pregunta sobre si iba a realizarse una segunda parte de la biopic del cantante mexicano, Boneta puso énfasis en el producto y su preparación para volver a ponerse en la piel de Luismi: “Lo más importante independientemente de que pasa es que se haga bien. Es algo que no se puede apresurar. Si se apresura, la calidad no va a ser igual”.

Cabe recordar que para la primera parte, Boneta se animó hasta a separarse los dientes para tener una dentadura con el mismo aspecto característico que tenía Luis Miguel antes de arreglárselos. Además, había entrenado su cuerpo y su voz y tuvo que dejarse crecer el pelo en un largo considerable. Toda la preparación para el papel le llevó casi un año.

Otro de los temas que se tocó durante la entrevista fue la situación sentimental del actor, a quien se lo relacionó con Camila Sodi y hasta hubo imágenes de besos y mimos en público. Sin embargo, Diego fue reservado sobre su corazón y explicó los motivos: “Ese es uno de los consejos que me dio Luis Miguel. De hecho me dijo ‘Diego, cuando se hable de ti en la prensa que sea por tu trabajo y no de la vida personal’. Y es algo que yo creo que es muy cierto. Prefiero dejar mi vida privada, privada”.

Para quedar bien con sus fans, no dudó en lanzar: “Lo que sí puedo decir es que las mujeres argentinas son hermosísimas”. “¿Hubo tentación?, le preguntó Marley, a lo que Diego respondió con una pícara sonrisa que dijo más que mil palabras.