Las altas tasas en pesos, que ahora pagan hasta 50% anual para unacolocación a plazo, incentivaron a los ahorristas a volver a apostarpor la rentabilidad que pagan los bancos.

 

Según el último informe mensual del Banco Central publicado eljueves, “los mejores rendimientos propiciaron que los depósitos aplazo” pasaran de un crecimiento nominal promedio mensual de3,5% en el trimestre julio-septiembre a 10,5% en octubre.

“Parte de este crecimiento estuvo nutrido por los fondos liberadosde la renovación parcial de las Lebac y también por parte de lascolocaciones que antes estaban a la vista”, detalla el informeoficial.

El paper del Central dice que además el hecho de que los bancospudieran cumplir con la suba de encajes del mes utilizando lasLeliq y no el efectivo que tenían, favoreció el traspaso desde la tasaque los bancos obtienen por sus tenencias de Letras hacia las quepagan a sus depositantes y se tradujo en la aceleración delcrecimiento de los depósitos a plazo en pesos del sector privado.

iprofesional