La Municipalidad notifica a los cuidadores ubicados en la zona y trabaja en un registro para aquellos de mayor antigüedad. La zona prohibida para la actividad comprende el trayecto desde la intersección de calle La Rioja y Costanera hasta la avenida Jorge Romero.

El Con­ce­jo De­li­be­ran­te Co­rrien­tes apro­bó el 15 de no­viem­bre la or­de­nan­za que pro­hi­be el tra­ba­jo de los “cui­da­co­ches” en to­da la Cos­ta­ne­ra Ge­ne­ral San Mar­tín y Juan Pa­blo II. épo­ca in­for­mó en edi­cio­nes an­te­rio­res que los mon­tos exi­gi­dos va­ria­ban en­tre los 100 y 150 pe­sos en la zo­na de los bal­ne­a­rios.

 

La ini­cia­ti­va es­tu­vo a car­go de la con­ce­jal, Flo­ren­cia Oje­da (UCR), y tie­ne por ob­je­ti­vo aten­der la de­man­da de una gran can­ti­dad de con­duc­to­res, quie­nes en rei­te­ra­das opor­tu­ni­da­des fue­ron ex­tor­sio­na­dos por al­gu­nos “cui­da­ve­hí­cu­los”.

El sub­se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad del Mu­ni­ci­pio, Ya­man­dú Ba­rrios, di­jo a épo­ca que des­de la pro­mul­ga­ción de la or­de­nan­za se vie­ne in­for­man­do a los “tra­pi­tos” que ya no pue­den per­ma­ne­cer en la zo­na. “Tam­bién pro­cu­ra­mos que to­dos los ve­ci­nos se en­te­ren que no tie­nen que pa­gar”, co­men­tó.

Ba­jo el con­tex­to de es­tas nue­vas me­di­das, la Mu­ni­ci­pa­li­dad ca­pa­ci­tó ayer a los agen­tes de Guar­dia Ur­ba­na, Trán­si­to, Trans­por­te y al Cen­tro de Ope­ra­cio­nes y Mo­ni­to­re­o. El ob­je­ti­vo fue or­ga­ni­zar los tra­ba­jos de for­ma que no se pro­duz­can si­tua­cio­nes con­fu­sas en­tre el per­so­nal.

“Con es­to se quie­re ter­mi­nar con las prác­ti­cas ex­tor­si­vas, ya que el es­pa­cio pú­bli­co es de to­dos y que­re­mos que sea de dis­fru­te, tan­to pa­ra los ve­ci­nos de la ciu­dad co­mo pa­ra los tu­ris­tas que nos vi­si­tan. Es por eso que he­mos de­ci­di­do que sea de es­ta­cio­na­mien­to li­bre du­ran­te las 24 ho­ras”, ar­gu­men­tó la cre­a­do­ra de las nue­vas me­di­das.
Las he­rra­mien­tas fun­da­men­ta­les pa­ra lle­var a ca­bo la vi­gi­lan­cia so­bre las ave­ni­das cos­te­ras se­rán las cá­ma­ras de la em­pre­sa SI­SE Ar­gen­ti­na (Sis­te­mas In­te­gra­les de Se­gu­ri­dad Elec­tró­ni­ca).

Los apa­ra­tos, que son ma­ne­ja­dos des­de el Cen­tro de Ope­ra­cio­nes y Mo­ni­to­re­o, tie­nen una muy bue­na vi­sua­li­za­ción a lar­ga dis­tan­cia y pue­den lo­ca­li­zar a los in­frac­to­res más ocul­tos. “Con­ta­mos con cá­ma­ras en to­das las pla­yas, me­nos en Mo­li­na Pun­ta”, pre­ci­só Ba­rrios.

Los ve­ci­nos de la ciu­dad que se­an obli­ga­dos a abo­nar por el es­pa­cio pú­bli­co pue­den co­mu­ni­car­se in­me­dia­ta­men­te al nú­me­ro gra­tui­to: 0800-­5555-­6864.

Re­gis­tro
Es im­por­tan­te acla­rar que exis­ten per­so­nas que se de­di­can a la ta­rea des­de ha­ce va­rios años y no im­po­nen ta­ri­fas a los con­duc­to­res. Pa­ra ellos, la Mu­ni­ci­pa­li­dad tra­ba­ja en un re­gis­tro ofi­cial de cui­da­do­res.

Es­tos tra­ba­ja­do­res po­drán de­sem­pe­ñar su la­bor en las cer­ca­ní­as a los pre­dios en los que se re­a­li­cen gran­des even­tos. Siem­pre y cuan­do que­den afue­ra del área se­ña­la­da por la or­de­nan­za. “Pa­ra es­tos ca­sos el pa­go de­be ser vo­lun­ta­rio”, ex­pli­có la con­ce­jal.

Por ejem­plo, en el cru­ce de la Cos­ta­ne­ra Sur y La­va­lle se en­cuen­tran cui­da­do­res quie­nes po­drán con­ti­nuar con la ac­ti­vi­dad.