An­te la pre­sen­cia de ala­cra­nes en es­ta épo­ca del año, la car­te­ra sa­ni­ta­ria pro­vin­cial in­sis­te en la pre­ven­ción en el ho­gar y en los lu­ga­res de es­par­ci­mien­to. A tra­vés de un co­mu­ni­ca­do, re­cor­da­ron que “e­xis­ten di­fe­ren­tes ti­pos de es­pe­cies de es­cor­pio­nes, y que es im­por­tan­te re­a­li­zar la con­sul­ta mé­di­ca fren­te a even­tua­les pi­ca­du­ras. El sue­ro es­pe­cí­fi­co an­ties­cor­pión se en­cuen­tra dis­po­ni­ble en los cen­tros de sa­lud de la pro­vin­cia”, des­ta­ca­ron.


“E­xis­tie­ron dos ca­sos que se hi­cie­ron de co­no­ci­mien­to pú­bli­co el mes pa­sa­do, no obs­tan­te, aun­que no se re­gis­tra­ron otras pi­ca­du­ras, la ad­ver­ten­cia es por la tem­po­ra­da. Es el mo­men­to en que pue­de ha­ber ac­ci­den­tes”, ex­pli­có en diá­lo­go con épo­ca An­ge­li­na Bo­ba­di­lla, re­fe­ren­te pro­vin­cial de Vi­gi­lan­cia Epi­de­mio­ló­gi­ca.

A prin­ci­pios de no­viem­bre fue­ron dos jó­ve­nes de 13 y 15 años, uno de Ca­pi­tal y otro del in­te­rior, quie­nes su­frie­ron las pi­ca­du­ras y de­bie­ron ser hos­pi­ta­li­za­dos en el Pe­diá­tri­co.

Por otra par­te, Bo­ba­di­lla in­sis­tió en la im­por­tan­cia de “con­cu­rrir al mé­di­co más cer­ca­no” en ca­so de una even­tual pi­ca­du­ra. “En cual­quier guar­dia es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra aten­der”, re­mar­có.

Te­nien­do en cuen­ta que con las al­tas tem­pe­ra­tu­ras po­dría dar­se una ma­yor pre­sen­cia de ala­cra­nes, el Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca de la Pro­vin­cia di­vul­gó una se­rie de cui­da­dos pa­ra evi­tar pi­ca­du­ras. Man­te­ner los es­pa­cios lim­pios, re­vi­sar y sa­cu­dir sá­ba­nas, pren­das de ves­tir y cal­za­dos, ven­ti­lar los es­pa­cios pa­ra evi­tar la hu­me­dad, son me­di­das fun­da­men­ta­les pa­ra el con­trol de los arác­ni­dos.

La po­bla­ción con ma­yor ries­go de in­to­xi­ca­ción gra­ve son los ni­ños me­no­res de 5 años y los ma­yo­res de 65 años y los pa­cien­tes con pa­to­lo­gí­as de ba­se, en es­pe­cial con en­fer­me­da­des car­dí­a­cas.

Den­tro de las ca­sas se su­gie­re ale­jar las ca­mas de las pa­re­des, sa­cu­dir la ro­pa de ca­ma an­tes de acos­tar­se o acos­tar un be­bé o ni­ño, re­vi­sar y sa­cu­dir pren­das de ves­tir y cal­za­dos, no ca­mi­nar des­cal­zo, en es­pe­cial en ho­ras de la no­che, co­lo­car te­las me­tá­li­cas en las re­ji­llas y de­sa­gües. Es­tas me­di­das tam­bién de­ben adop­tar­se en los lu­ga­res de ve­ra­neo o de re­cre­a­ción.

Del mis­mo mo­do, se de­be man­te­ner el pa­tio lim­pio y or­de­na­do, tra­tan­do de no acu­mu­lar es­com­bros, ca­cha­rros, le­ña u otro ti­po de ma­te­rial que aten­te con­tra el or­de­na­mien­to del pa­tio o fon­do. Es muy im­por­tan­te tam­bién el or­den de los pro­pios re­si­duos y sa­car­los en el mo­men­to que co­rres­pon­de. Re­a­li­zar ta­re­as de de­sin­fec­ción pa­ra evi­tar ala­cra­nes y sus fuen­tes de ali­men­ta­ción: cu­ca­ra­chas y ara­ñas, en­tre otros in­sec­tos.

Los ala­cra­nes vi­ven en áre­as ur­ba­nas, den­tro de las ca­sas es­pe­cial­men­te en las re­ji­llas de co­ci­nas, ba­ños y la­va­de­ros don­de en­cuen­tran ali­men­to, os­cu­ri­dad y hu­me­dad. Se de­ben ex­tre­mar los re­cau­dos en zo­nas ale­da­ñas a obras en cons­truc­ción o de­mo­li­ción y en los lu­ga­res de es­par­ci­mien­to al ai­re li­bre.