Fue encontrado por Prefectura en inmediaciones a la ciudad de Santo Tomé. El coche había quedado filmado por cámaras (foto). Es por el caso que damnificó a un consignatario de Virasoro, quien perdió una suma que rondaría los dos millones y medio de pesos.

Un ca­so de pe­lí­cu­la se re­gis­tró en la lo­ca­li­dad de Go­ber­na­dor Vi­ra­so­ro don­de, co­mo ade­lan­tó épo­ca en su ta­pa del jue­ves, un con­sig­na­ta­rio de ha­cien­da su­frió el ro­bo de su ca­ja fuer­te en la que guar­da­ba una su­ma que ron­da­ría los dos mi­llo­nes y me­dio de pe­sos. Ayer, Pre­fec­tu­ra de­tec­tó un co­che flo­tan­do en el río Uru­guay, en zo­na de San­to To­mé. Se­gún se pre­su­me, es­te mis­mo au­to­mó­vil ha­bría si­do uti­li­za­do pa­ra lle­var la ca­ja fuer­te.

 


El ro­bo ha­bría ocu­rri­do du­ran­te el lu­nes a la ma­dru­ga­da, en el que un gru­po de mal­vi­vien­tes lle­ga­ron a un lo­cal de Go­ber­na­dor Vi­ra­so­ro ubi­ca­do por ca­lle Ma­nuel Ocam­po, en­tre Fer­nan­do Blan­co y Fe­rré.

Una vez allí, for­za­ron un por­tón y lue­go una ven­ta­na pa­ra ac­ce­der al si­tio que apa­ren­te­men­te no es­ta­ba pro­vis­to de alar­ma, cá­ma­ras o al­gún otro sis­te­ma de se­gu­ri­dad.
Lue­go de ha­cer una bre­ve re­co­rri­da, los la­dro­nes se en­con­tra­ron con una ca­ja fuer­te en la que ha­bía pe­sos, re­a­les, dó­la­res pe­ro ade­más una se­rie de che­ques.
No só­lo eso, tam­bién ha­bía do­cu­men­ta­ción su­ma­men­te im­por­tan­te pa­ra el con­sig­na­ta­rio dam­ni­fi­ca­do: tí­tu­los de pro­pie­dad de ca­mio­nes, mo­tos y otros pa­pe­les.
De al­gu­na for­ma la ca­ja fuer­te lo­gró ser re­mo­vi­da y fue lle­va­da a un ve­hí­cu­lo.

Se­gún es­ti­ma­cio­nes ex­tra­o­fi­cia­les, por el pe­so del ar­te­fac­to de se­gu­ri­dad es im­po­si­ble que una per­so­na pu­die­ra lle­var­la por sí so­la, por lo que al­gu­nas es­pe­cu­la­cio­nes se­ña­la­ron que los de­lin­cuen­tes ha­brí­an si­do seis apro­xi­ma­da­men­te.

Ho­ras des­pués lle­gó la víc­ti­ma de es­ta his­to­ria, quien al ver los evi­den­tes sig­nos de ro­bo lla­mó a la Po­li­cí­a, dan­do ini­cio a los pe­ri­ta­jes co­rres­pon­dien­tes.
Al­re­de­dor de las 9 del día se­ña­la­do, se pi­dió la asis­ten­cia de la Mu­ni­ci­pa­li­dad pa­ra re­gis­trar las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad que la Co­mu­na tie­ne en la ciu­dad.

epoca