Mientras el brote de la fiebre amarilla progresa hacia la región sur de Brasil, lo que marca un inicio de lo que podría ser una tercera ola de la enfermedad, en el nordeste argentino se activan las acciones preventivas.

En este escenario debido a que Corrientes integra la zona de riesgo, el Ministerio de Salud Pública se prepara para inmunizar en Capital a la población que todavía no se haya aplicado la dosis.

La jefa de la dirección de Inmunizaciones, Angelina Bobadilla, al respecto comentó a El Litoral: “Llevamos más de 32 mil dosis aplicadas, en comparación con otros períodos hemos duplicado la inmunización y además se extenderá durante todo el año por el brote que avanza en Brasil y tras confirmarse una muerte en el estado de Paraná”.

En este contexto, la Organización Panamericana de la Salud envió una nueva alerta en la que recomienda inmunizar a la población. “Nuestra estrategia será vacunar a todos los que nunca recibieron la dosis. Esto funcionaba en la zona de frontera (como Paso de los Libres e Ituzaingó) pero ahora se incorporará a Capital. En esta semana llegará la información a los centros de salud para poner en funcionamiento”, precisó la especialista.

La dosis se aplicará a la población (desde los 12 meses hasta los 59 años) que nunca se haya inmunizado contra la fiebre amarilla, y que no se encuentren dentro del grupo a quienes está contraindicada (infección asintomática por VIH, inmunocomprometidos, embarazadas, y mujeres en período de lactancia).

Cabe recordar que, de acuerdo al Calendario Nacional de Vacunación, la dosis contemplaba a niños y niñas de 18 meses (que viven en la provincia de Misiones, Formosa, Corrientes, Chaco, Salta y Jujuy), con un refuerzo a los 11 años.
Consultada respecto al stock de dosis, la funcionaria expresó: “Hay vacunas suficientes. Corrientes viene vacunando desde hace mucho tiempo”.
La vacuna estará disponible en breve, una vez que Salud Pública realice el anuncio formal.