La petrolera Raizen, licenciataria de la marca Shell en la Argentina, anunció que implementará una rebaja del 4,5% en los precios en sus combustibles, promedio en todo el país, para mantener su competitividad en el segmento según informaron fuentes de la empresa.

 

 

De esta manera, con un incremento final del 5%, los nuevos precios de referencia de la marca Shell en las estaciones de servicio de la Ciudad de Buenos Aires serán de $41,48 para la nafta Súper; $47,67 para la nafta V Power; $39,57 para la Fórmula Diesel; y de $45,95 para la V-Power Diesel.

La decisión de la compañía brasileña que opera la marca Shell se debe a una revisión del aumento inicial dispuesto desde el sábado que era del 9,5%, lo que resultó muy por encima de lo que hicieron horas después su competencia, en particular YPF y Axion.