El Iaraf calculó que el año cerraría con una variación de precios por encima del 40 por ciento. Si bien en abril hubo una reducción, en términos interanuales registra un máximo histórico, cercano a 1991. Se prevé que los aumentos decrecerían estos meses.

En abril los precios a nivel nacional aumentaron un 3,4 por ciento, mostrando por primera vez en 2019 una disminución respecto al mes anterior. En términos interanuales continúa alta, siendo el Nordeste la que más aumento registró en este período, con una variación del 58 por ciento.

“El 55,8 por ciento de abril se consagró como un nuevo máximo de inflación interanual desde que acabó la hiperinflación en 1991”, expresa un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf). “El desfasaje de precios relativos es más marcado al ver la evolución interanual por capítulos. El ajuste de las tarifas del transporte y las subas del combustible lleva a que se posicione en primer lugar con 12 puntos porcentuales por encima de la suba del nivel general. Los alimentos y bebidas no alcohólicas vienen por encima del nivel general que, junto con salud y vivienda y servicios, tienen un mayor impacto sobre los sectores que destinan una proporción mayor de sus ingresos al consumo”. Una situación similar se observa en la región (ver edición de ayer).

 

Si bien desde el instituto remarcaron como un muy buen signo para la economía una inflación por debajo del mes anterior, este “no es motivo suficiente para festejar”. El instituto proyecta que “el año 2019 va a terminar con una inflación, en el menor de los casos, del orden del 40 o 42 por ciento”. Se trata de una cifra menor al 47 por ciento de 2018. “Poco a poco, los efectos rezagados de la devaluación de 2018 se irán diluyendo y la recesión económica, la dura política monetaria, y una posible estabilidad cambiaria que traigan las subastas de dólares del Tesoro y las divisas que se liquiden de la cosecha gruesa, y en última instancia las intervenciones del Banco Central, colaborarán para calmar el alza de los precios de cara a las elecciones”, expresa el informe de Iaraf. Aumentos escalonados en 2018, producto, quizás, de “la alta volatilidad del tipo de cambio. A partir de febrero, la volatilidad del dólar generó suba de precios”, señalan.

ellitoral