El líder del Frente Renovador se reúne hoy con Alberto F. para cerrar el acuerdo. El tigrense pide disputar la PASO presidencial, pero podría ir de candidato a diputado.

Conferencia de Massa y el Pj.
Fotos Emmanuel Fernández

 

JAZMÍN BULLORINI

En la planta baja de las oficinas del Frente Renovador -donde insólitamente aún sobreviven cuadros con el hashtag #AlternativaFederal- Sergio Massa avanzó este martes con el armado de una “coalición opositora” con el kirchnerismo, aunque sigue abierta la incógnita sobre su candidatura.

Este miércoles, sobre el plazo del cierre de alianzas, el tigrense mantendrá una reunión clave con Alberto Fernández, de donde saldrá una foto como confirmación formal del acuerdo.

 

«Productiva» y «fructífera» son las palabras que eligió Massa para describir la reunión que encabezó con el titular del PJ, José Luis Gioja, en la breve aparición que hizo ante los medios. Acto seguido, le agradeció al justicialismo la «generosidad de plantear una coalición de partidos donde cada uno respete su identidad».

Ese punto será clave en el discurso venidero del tigrense a la hora de explicar su acercamiento al kirchnerismo. «No nos sumamos a Unidad Ciudadana ni ellos se suman al Frente Renovador. El Partido Justicialista es el punto de encuentro», se encargan de justificar desde el massismo.

x
Por eso también hacen hincapié en los «puntos programáticos». De hecho, la excusa de la reunión de este martes era para debatir los 12 puntos del documento que presentó el fin de semana Massa vía redes sociales.

En el entorno de Massa aseguran que antes de poner la firma quieren garantizarse que sea una «coalición de gobierno y no parlamentaria». «No como Cambiemos que armó la alianza pero gobernó el PRO», señalan.

El otro punto clave es qué rol tendrá Sergio Massa al conformarse el frente, que todavía tiene el nombre en discusión, aunque se barajan frases tentativas que nucleen el concepto de Unidad Ciudadana con el del Frente Renovador.

 

Massa pide que le garanticen una interna contra la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner. El siempre dijo que iba a «enfrentar a Cristina», sin dejar en claro si en una interna o por afuera. Si compite en la interna, la estaría enfrentando, y mantendría más su identidad que yendo dentro de las boletas sábana, como quiere el kirchnerismo, que le ofrece encabezar como diputado y abre la puerta a la presidencia de la Cámara.

«Eso es lo que quieren ellos. Yo quiero ser Presidente», contesta Massa en su círculo íntimo.

De acá al sábado 22, fecha límite para la presentación de candidaturas, las negociaciones seguirán abiertas. Además de cómo se definirá la fórmula presidencial debe resolverse la integración de las boletas de legisladores. Lo único claro anoche es que por ahora los bloques legislativos de ambos sectores no se unificarán.

 

«Hemos venido a dialogar a decirle que necesitamos terminar de construir la mayoría más importante posible. Necesitamos de todos y de una gran coalición. Es más que necesaria la unidad que hoy proponemos», apuntó Gioja y llamó incluso al radicalismo: «Hemos decidido también convocar a la Unión Cívica Radical para integrar este gran frente opositor que vamos a terminar de cerrar mañana (por hoy)».

La expectativa final está puesta en la reunión de hoy entre Alberto Fernández y Massa, de la que no se informa sede ni horario. Antes, se juntarán los equipos técnicos de ambos.

«Sergio, volvé a Buenos Aires, tomemos un café y terminemos con este tema», le dijo el domingo pasado, a través de la pantalla de C5N, Fernández a Massa.

clarin.com