El equipo que conduce Pep Guardiola, y donde juegan Agüero y Otamendi, no podrá disputar dos años la Champions League y le aplicaron una multa de 30 millones de euros. ¿Cuánto puede perder por violar el «fair play» financiero?

El agente de control financiero de la UEFA anunció el viernes que el City quedaría excluido dos años de toda competición europea y que debería pagar una multa de 30 millones de euros.

En cuanto a los ingresos por no estar en la Champions League se debe tener en cuenta que el campeón se está llevando a sus arcas en la actualidad unos 140 millones de euros. Y el City llegó en las últimas dos ediciones a instancias de playoff, con lo que embolsó 50 millones al año.

La respuesta del club de Manchester no se hizo esperar y, en un comunicado con un tono contundente, anunció su intención de apelar y de utilizar todos los medios legales para obtener un «juicio imparcial» gracias a un «vasto conjunto de pruebas irrefutables para apoyar (su) posición», que asegura poseer.

Con cuatro títulos de Premier League, dos Copas de Inglaterra y cuatro Copas de la Liga, el Manchester City ha llenado considerablemente sus vitrinas desde la llegada de los emiratíes en 2008. Pero todavía se le escapa la Liga de Campeones, el objetivo último del proyecto.

Hoy el Manchester City es un club que tiene un estatus financiero y los recursos para respetar las reglas del ‘fair play’ financiero, que autoriza pérdidas de 30 millones de euros en tres años.

Pero durante el periodo 2012-2016, la Comisión de Control Financiero de los Clubes (ICFC) estimó que los ‘Citizens’ habían inflado artificialmente sus ingresos de patrocinios vinculados al jeque Mansour para permanecer por debajo de ese límite.

Unas acusaciones que el City rechaza, al tiempo que mide el riesgo de quedar excluido de las competiciones europeas: el futuro del entrenador Pep Guardiola, a quien le queda solo un año de contrato, estaría en duda.

El español hizo que los ‘Skyblues’ entraran en la historia del fútbol inglés al sumar 100 puntos en la temporada 2018-2019 y al conseguir por primera vez un triplete doméstico.

Pero el entrenador que dirigió antes al Barcelona y al Bayern de Múnich no ha podido evitar que esta temporada el Liverpool se haya escapado en la clasificación y le saque 22 puntos de ventaja.

Y no es seguro que la perspectiva de pelear solo por títulos nacionales durante dos años lo motive, pues lo que busca es repetir sus éxitos continentales conseguidos con el Barça (2009 y 2011).