Desde las administraciones del presidente Alberto Fernández y del jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta aseguran que ambos trabajan “codo a codo” para enfrentar la pandemia.

Este miércoles el jefe de Gobierno y el Presidente volvieron a verse las caras por segunda vez en 72 horas. A pedido de Fernández, Rodríguez Larreta lo visitó en su despacho. «La reunión fue para repasar todas las medidas que venimos tomando conjuntamente sobre el tema coronavirus», dijeron de un lado y del otro. El jueves volverán a encontrarse con el resto de los 23 gobernadores en Olivos. En el medio sus respectivas manos derechas, Santiago Cafiero y Felipe Miguel, mantuvieron reuniones y habilitaron una línea directa. 

No fue casual. Larreta y Kicillof también comprenden la gravedad de la crisis. Como dijo Fernández, el coronavirus golpea en todas partes, pero el 70 por ciento de los casos por ahora se concentran en el área metropolitana.

El Presidente fue muy claro al bajar una orden para todo gabinete. “Si hay ruido político, que no haya ruido sanitario”, pidió el mandatario según cuentan en algunos de los despachos más influyentes de la Rosada. En el Ejecutivo no quieren que las declaraciones desafortunadas de funcionarios de primera o segunda línea pongan en jaque lo más importante: el correcto funcionamiento del sistema sanitario. 

Veinticuatro horas después de la reunión en Olivos, el jefe de Gabinete de Rodríguez Larreta, Felipe Miguel, ingresó a la Casa Rosada para entrevistarse con su par nacional: Santiago Cafiero. En el despacho del ministro coordinador y “alter ego” del Presidente, ambos acordaron por primera vez tener línea directa para atender cualquier emergencia. El martes, técnicos de las dos jefaturas de Gabinete volvieron a verse las caras en Balcarce 50. “La idea es trabajar cada vez más coordinados compartiendo información. Es una gran noticia este trabajo conjunto”, celebró Miguel ante la consulta de Clarín.