La OCDE publicó una proyección de PBI global 2020 con una fuerte contracción: sería de entre 6% y 7,6%, dependiendo de que haya o no un rebrote de infecciones de Covid-19. Los número son bastante más graves que los publicados por el FMI en abril, y que ya adelantaron que será corregido a la baja. También que el 5,2% publicado ayer por el Banco Mundial. La recuperación del 2021, siempre según la proyección de la OCDE, será de 2,8%.

El informe señaló: “Si ocurre un segundo brote que genere una vuelta de las cuarentenas más inflexibles, la proyección para el PBI global se inclina a una caída en picada de 7,6% este año, justo antes de volver a escalar 2,8% en 2021. En su pico, el desempleo en las economías de la OCDE va a más que duplicar los índices de antes de la aparición de la pandemia, con alguna leve recuperación de los empleos esperada para el año que viene”.

Y agregó: “Si se logra evitar una segunda oleada de infecciones, la proyección es que la actividad económica global caída 6% en 2020 y que el desempleo en los países de la OCDE trepe a 9,2% desde el 5,4% de 2019”.

Además el informe se refirió a las consecuencias relativamente más graves que enfrentarán los países más desarrollados: “El impacto económico de las estrictas y relativamente prolongadas cuarentenas europeas va a ser particularmente duro. Se espera que el PBI de la Euro Zona caiga 11,5% este año si hay un rebrote del coronavirus. Y será de algo más que 9% incluso si esa segunda oleada es evitada. Por su parte, el PBI de Estados Unidos caerá 8,5% o 7,3%, respectivamente. Japón, 7,3% y 6%”.