Un niño de 12 años fue baleado por desconocidos y se encuentra grave. El he­cho ocurrió en la zona rural de Goya y al momento del ataque cortaba paja para el techo de su vivienda junto a sus padres y hermanos. Fuentes de la Policía in­formaron que el incidente ocurrió el domingo al me­diodía cuando se tomó co­nocimiento del ingreso al Hospital de Goya de un me­nor de 12 años con dos he­ridas de arma. Se supo que el menor de nombre Tobías Agustín, se encuentra do­miciliado en la 4ª Sección Paraje Rincón del Pago. 

El personal del Priar Goya se entrevistó con los padres en el mismo nosocomio quienes dieron algunos de­talles de lo ocurrido. Mani­festaciones de sus padres, su madre de apellido Arce de 37 años, y el progenitor Sánchez de 40, contaron que al momento del inci­dente estaban en la zona costera del río Corriente, cortando paja para poder techar su casa precaria construida con barro. En esas circunstancias escu­charon los estampidos, y en ese momento el chico comenzó a quejarse de do­lor percatándose de que tenía dos heridas una en el estómago, y la otra en la pierna derecha. No pudie­ron determinar quién fue el atacante, al tiempo que señalaron que no vieron a ninguna persona. Por otro lado recordaron que en la zona no hay vivienda cer­cana por lo que no saben quiénes fueron. 

De inmediato lo trasla­daron en una ambulancia de la Municipalidad de San Isidro al Hospital Muniagu­rria, donde se informó que fue intervenido quirúrgica­mente de manera exitosa, por lo que sigue internado en observación a la espera de su evolución. Fuentes señalaron a este medio que por el momento no se sabe cuál es el calibre del arma utilizada. Algunos medios locales señalaban que los disparos que impactaron en el cuerpo del infante, serían balas perdidas de cazadores furtivos.