27 febrero, 2024

Boca cayó por un descuido y no pudo sellar su clasificación

Con un tanto de Arley Rodríguez, Deportivo Pereira derrotó 1-0 a Boca Juniors en Colombia y lo dejó sin clasificación. Romero atajó un penal, pero no alcanzó.

Boca Juniors perdió 1-0 ante Deportivo Pereira, en Colombia, por la cuarta fecha del Grupo F de la Copa Libertadores de América, y no pudo concretar su clasificación a los octavos de final. Arley Rodríguez, de cabeza, convirtió el único tanto del partido.

Sergio Romero demostró que es un arquero de equipo grande, con experiencia y autoridad. Atajó un penal cuando el partido estaba 0-0 y le salvó las papas a Nicolás Figal. Pero el sol no se tapa con un dedo. Chiquito tampoco hace milagros… y no puede maquillar la tibieza de su defensa.

Vale aclararlo: el equipo de Jorge Almirón hizo méritos como para llevarse algo. De hecho, por momentos, hasta hizo cosas para ganar ante un rival débil. Sin embargo, pagó caro un descuido en la defensa. A los 78, tan solo 2 minutos después de que Romero contuviera el remate desde los doce pasos de Juan Pablo Zuluaga por una sonsa infracción de Figal a Ángelo Rodríguez, el conjunto colombiano convirtió la euforia de Boca en descontento.

Arley Rodríguez, mientras Romero se golpeaba el pecho por adivinar el disparo y la defensa se volvía a acomodar, metió un cabezazo que estableció el 1-0. Fabra, a los gritos contra Valentini. Entre los dos (más culpa del pibe que del lateral) dejaron un hueco que aprovechó el colombiano.

La imagen del final desfigura un poco lo que en realidad mostró el Xeneize. Después de la apertura, el elenco argentino decayó. Lo mejor que ofreció fue en el final del primer tiempo y en el comienzo del segundo, con un disparo de Sebastián Villa que embolsó el arquero y un mano a mano de Benedetto que terminó en la nada porque al 9 le quedó largo el amague.

El costado derecho fue un arma de doble filo para Boca. Ese carril le sirvió para atacar y generar peligro con la velocidad de Luis Advíncula y Sebastián Villa, pero también tuvo un efecto contrario al que pretendía: por allí, sufrió en el retroceso y el local le propinó sus avances más peligrosos, con algunos espacios.

El equipo de la Ribera pagó un precio muy alto por esos descuidos y se quedó con las manos vacías. Lo bueno: las dos fechas que restan son de local. Primero contra Colo Colo y luego, ante Monagas. Con 7 puntos, los mismos que Pereira, todavía gobierna y tiene altas chances. Por ahora, la clasificación está golpeando a la puerta. Para dejarla entrar tendrá que ganar.