Con goles de Julián Álvarez, el Millonario derrotó al conjunto brasileño en la cancha de Independiente.

River cumplió el primer objetivo que se propuso tras el parate por la pandemia de coronavirus: avanzar a los octavos de final de la Copa Libertadores. En el estadio de Independiente (el Monumental está en obra), el Millonario le ganó 2-1 a San Pablo gracias a los dos goles de Julián Álvarez y se aseguró un lugar en la próxima fase, eliminando a su adversario, que había empatado parcialmente a través de Diego Costa.

La Banda, además, puede quedarse con la primera colocación del Grupo D si en la última fecha supera como local a Liga de Quito, que goleó por 4 a 0 a Binacional en la quinta jornada de la zona.