27 febrero, 2024

Jubilaciones: qué pasará tras el fracaso de la Ley Ómnibus y de cuánto sería el próximo aumento

El proyecto buscaba eliminar de la Ley de Movilidad Jubilatoria. Sin embargo, tras la ‘vuelta atrás’, ahora la incógnita pasa por los incrementos previstos para los próximos meses.

Uno de los principales puntos de la Ley Ómnibus pasaba por la reforma previsional, con la eliminación de la Ley de Movilidad Jubilatoria y la implementación de actualizaciones automáticas por inflación desde abril. Sin embargo, tras la ‘marcha atrás’ del proyecto, la incógnita pasa por los incrementos previstos para los próximos meses.

Cabe remarcar que, en la actualidad, la jubilación mínima es de $105.712, número que se alcanzó tras el último incremento, del 20,8%, efectuado en diciembre. Por su parte, la Pensión No Contributiva (PNC) se cobra en torno a un básico de $73.999.

El plan del gobierno de Javier Milei con la iniciativa, truncada en las últimas horas al menos en su primera presentación, era eliminar la fórmula de movilidad actual, llevar adelante una actualización por DNU a partir de las facultades que el Congreso le brinde y, según prometió el propio mandatario, ajustar los ingresos de acuerdo al Índice de Precios al Consumidor (IPC) desde abril.

No obstante, con la reintroducción de la Ley Ómnibus al pleno de comisiones, existe incertidumbre acerca del camino que seguirá la reforma previsional y cómo se evaluarán los próximos incrementos para los jubilados y pensionados.

¿Qué va a pasar con las jubilaciones tras la caída de la Ley Ómnibus?

Sin ningún cambio de por medio, luego de la salida del proyecto de la Cámara de Diputados, la que permanecerá, al menos en el corto plazo, es la fórmula de movilidad jubilatoria actual, vigente desde 2021.

La misma contempla actualizaciones trimestrales en los ingresos de jubilados y pensionados, basadas en un cálculo que considera el 50% de los ingresos de la ANSES y el otro 50% vinculado al índice salarial Ripte (Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables), que en el cuarto trimestre de 2023 avanzó un 28,6%.

De esta manera, se estima que el reajuste del sistema general podría ser, en marzo, de un 30%. Si se aplica este porcentaje a los ingresos actuales, la jubilación mínima ascendería a $137.425 y la Pensión No Contributiva (PNC) alcanzaría los $96.198, sin considerar bonificaciones adicionales.

De confirmarse esta cifra, estaría ubicada muy por debajo del nivel de suba de precios registrada en los últimos meses. Solo en diciembre, la inflación, según el INDEC, fue del 25,5%, un valor similar al que podría darse en enero, con estimaciones superiores al 20%.

Sin embargo, el ministro de Economía, Luis Caputo, aseguró que están próximos a alcanzar un acuerdo con la oposición para «llegar a una fórmula mucho más razonable y favorable para los jubilados».