20 abril, 2024

Llega a la Argentina la número dos del FMI: seguirá de cerca el ajuste fiscal y las reformas de Javier Milei

Será la primera vez que la funcionaria, que asumió en 2022, visite la Argentina. El Gobierno busca consolidar su relación con el organismo

Gita Gopinath, la número dos del Fondo Monetario Internacional, llegará a la Argentina para realizar una visita de dos días y monitorear de cerca la marcha del plan de ajuste aplicado por el presidente Javier Milei.

Se trata de la mano derecha de la titular del Fondo, Kristalina Georgieva, quien prevé reunirse con el ministro de Economía, Luis Caputo, entre otros, y buscará palpar la temperatura social porque lo que el Fondo menos quiere es un estallido.

Economista y académica indio-estadounidense de 52 años, Gopinath sigue muy de cerca el caso argentino. Será la primera vez que la funcionaria, que asumió en 2022, visite el país. También viajará Luis Cubeddu, el sudirector del Departamento del Hemisferio Occidental, y quien lleva el timón de las negociaciones con el gobierno argentino.

Esta visita temprana de Gopinath a la Argentina es una señal del entusiasmo que genera en Estados Unidos y, en particular, en el Fondo Monetario, el programa económico de Milei, quien puso en marcha un fuerte ajuste fiscal con el que busca eliminar el déficit, equilibrar las cuentas públicas y bajar la inflación, entre otras cosas.

Si bien la agenda no fue confirmada, Gopinath prevé reunirse con Milei, con Caputo, el presidente del Banco Central, Santiago Bausili, y con diferentes grupos de la sociedad civil, por lo que es posible que vea empresarios, sindicalistas y muy probablemente a miembros de la oposición.

Una muestra del apoyo del FMI a Milei

La funcionaria ya se encontró personalmente con Milei el mes pasado en Davos y el viaje a la Argentina es entendido como un fuerte gesto de apoyo adicional al presidente libertario y las reformas que propone.

El mensaje que llevará es claro: quiere resaltar los eventuales beneficios que las reformas planteadas por Milei significarían para los argentinos y el potencial de la Argentina en el mundo si se implementan los cambios, en un momento en que hay reticencia en el Congreso para aprobarlos.

En ese sentido, también se entiende la visita que hará el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, que llegará el jueves a Buenos Aires procedente de Brasil, donde se reunirá con Lula y participará de una reunión del G-20. Estados Unidos es un actor clave en el Fondo, como accionista principal del organismo, y apoya las reformas que propone el libertario.

Tanto el Fondo como EE.UU. quieren apoyar a la Argentina a salir de la crisis y entienden que Milei refleja una convicción para las reformas que no han visto en ningún gobierno anterior. Saben que el libertario está muy decidido a los cambios, pero hay dudas tanto en el Tesoro como en el FMI y Wall Street sobre la capacidad política de implementar las reformas.

El primer traspié de la Ley Ómnibus en el Congreso fue una señal de las dificultades que enfrenta.

Hay también preocupación por la situación social, ya que estiman que el ajuste que está implementando Milei es más duro de lo que inicialmente pedía el Fondo y la clase media baja sufrirá un fuerte impacto.

Fuerte respaldo de Kristalina Georgieva a Javier Milei

A principios de este mes, la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, aseguró que ese organismo no está negociando otro programa con la Argentina, y a la vez elogió el «pragmatismo» del presidente Javier Milei.

«No estamos discutiendo un nuevo programa», sostuvo la funcionaria en declaraciones periodísticas que formuló en Washington. Según Georgieva, el Gobierno «decidió correctamente retomar el programa existente. Dada la ambición que mostraron cuando discutimos la séptima revisión, parecía la revisión número uno, porque hay un enfoque drásticamente diferente» con relación a la administración anterior.

Además, la directiva respaldó «totalmente la decisión de abordar los problemas (inflación, pobreza) con más ambición que la que hemos visto en años anteriores y decirle la verdad a la gente».

«Lo que puedo decirles es que hasta ahora hemos visto un buen equipo y un presidente muy pragmático, no limitado ideológicamente», en busca de que el país pueda salir de esta dificultad», enfatizó.

En ese sentido, añadió: «Estoy impresionada por lo abiertos que están el Presidente y el Gobierno al asesoramiento y a los buenos debates políticos».

«Lo que está muy claro es que superar este año tan difícil requerirá más planificación para contingencias y más agilidad y adaptabilidad, afirmó. Pero Georgieva admitió que «existen riesgos, ya que superar una gran transformación, el cambio Big Bang, nunca es fácil».