20 abril, 2024

Más de cuarenta activistas de Greenpeace participan de un reclamo contra los desmontes en la provincia de Chaco. Diez de ellos se encuentran colgados en el puente que une las ciudades de Resistencia y Corrientes, a más de 30 metros de altura. A pesar de un fallo de la justicia provincial que lo prohíbe, la deforestación en esta provincia continúa y en menos de dos años fueron arrasadas más de 42 mil hectáreas de bosques nativos, una superficie equivalente a dos ciudades de Buenos Aires.

Ambientalistas protestaron por más de 10 horas en el puente Chaco-Corrientes

El reclamo de los activistas de Greenpeace comenzó ayer al mediodía y se extendió hasta caída de la noche.

Más de cuarenta activistas de Greenpeace participan de un reclamo contra los desmontes en la provincia de Chaco. Diez de ellos se suspendieron en el puente que une las ciudades de Corrientes y Resistencia, a más de 30 metros de altura.

La protesta de la ONG inició al mediodía de ayer y se extendió hasta caída la noche. El grupo de voluntariado ecologista agradeció la solidaridad de quienes cruzaron el puente y donaron agua fresca y comida para que continuar con la protesta.

Los y las activistas que participaron llegaron de distintos puntos del país, (Salta, Jujuy, Misiones, Córdoba, Rosario, Mendoza, Bariloche, Mar del Plata, Bahía Blanca, Buenos Aires, entre otros sitios) y se dispusieron a resistir en altura, a pesar de las altas temperaturas y el viento.

La protesta se realizó en el marco del Día Internacional contra el Cambio Climático y la campaña de la organización ecologista en defensa de los últimos veinte yaguaretés que los científicos estiman que sobreviven en el Gran Chaco Argentino.

Los mensajes desplegados a lo largo y a lo ancho del puente Manuel Belgrano, con más de 80 metros de extensión, reclamaron “Deforestación Cero, YA” y “Capitanich, basta de desmontes”.

Crisis climática

A pesar de que desde noviembre de 2020 en la provincia de Chaco están suspendidos los desmontes por un fallo de la Justicia provincial, Greenpeace asegura que la deforestación continúa y en menos de dos años fueron arrasadas más de 42.000 hectáreas de bosques nativos, una superficie equivalente a dos ciudades de Buenos Aires.

“El gobernador Capitanich es cómplice de los desmontes ilegales que ocurren en la provincia, por eso estamos señalando su responsabilidad en esta acción de resistencia en el puente”, dijo Noemí Cruz, coordinadora de la campaña de Bosques de Greenpeace. “La provincia de Chaco ya perdió la mitad de sus bosques y ahora, a través de un decreto, el Gobierno propone validar los desmontes que se realizaron ilegalmente y permitir la deforestación de un millón de hectáreas más, con el objetivo de expandir la producción de soja y ganadería que principalmente se exportan a China y Europa. Estamos ante una grave crisis climática y de biodiversidad, por lo que no podemos perder ni una hectárea más”, advirtió. 

Justicia ecológica

En el marco de un amparo judicial presentado en representación del yaguareté, Greenpeace fue convocada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación para participar de una audiencia pública, a realizarse durante este año.

La organización ecologista solicita que se garantice “deforestación cero” en los territorios del yaguareté y se implemente un plan de manejo que garantice la protección de la especie, como lo dispone la Ley nacional 25.463 que lo declara Monumento Natural Nacional. A su vez, se presentó una medida cautelar que reclama la suspensión de los desmontes en las cuatro provincias demandadas: Santiago del Estero, Salta, Formosa y Chaco.

Fuente: El Litoral