9 febrero, 2023

Caída récord: por qué Argentina vive el descenso más pronunciado de nacimientos en su historia

Uno de los datos que explica este descenso marcado del número de nacimientos en Argentina en los últimos años es la acelerada baja de un 55% de los embarazos adolescentes.

Argentina transita el descenso más pronunciado de nacimientos en su historia, con un promedio de 250.000 nacimientos menos cada año entre 2014 y 2020. La tasa de fecundidad bajó un 34% en esos seis años.

Así lo muestra el informe «Odisea Demográfica. Tendencias demográficas en Argentina: insumos clave para el diseño del bienestar social», elaborado por CIPPEC, que detalla cómo a partir de 2014 los niveles de fecundidad –la cantidad de hijos que tienen las personas gestantes en edad fértil– comenzó a disminuir «abrupta y significativamente» como nunca en la historia desde que se tiene registros.

“Entre 2014 y 2020, la tasa global de fecundidad bajó un 34%, el descenso más pronunciado desde que existen registros anuales de esta variable en Argentina”, señala el informe de CIPPEC, elaborado por Rafael Rofman, Carola Della Paolera, Juan Camisassa y Emanuel López Méndez.

Uno de los datos que explica este descenso marcado del número de nacimientos en Argentina en los últimos años es la acelerada baja de un 55% de los embarazos adolescentes. “La tendencia a la baja fue aún más acelerada (-55%) en las adolescentes, dato no menor puesto que los embarazos en edades tempranas son, en su mayoría, no intencionales. Además, los diferenciales por condición socioeconómica o regiones también tendieron a disminuir”, agregan los especialistas.

En relación a los posibles dinamizadores de esta tendencia, señalan, pueden ser identificados al separarlos en dos categorías interdependientes: “Cambios en las preferencias, conductas sociales y culturales, y cambios en accesibilidad a tecnologías modernas de anticoncepción”.

En este sentido, mencionan el auge de movimientos feministas en la segunda década de los 2000, que “parecería haber influido en conductas y preferencias, a la vez que motorizó la ampliación del acceso a derechos sexuales y reproductivos”.

Además, mencionan “la introducción y distribución masiva de un nuevo tipo de anticonceptivo de larga duración (el implante subdérmico) habría tenido un impacto considerable, motorizado por la ampliación de la ESI y el subsecuente incremento en su demanda”.

“El descenso de la fecundidad general y, más particularmente, de la fecundidad adolescente es doblemente positivo: refleja los logros alcanzados en el acceso a derechos sexuales y reproductivos –lo que permitió una baja importante en los embarazos no deseados– y tiene un rol crítico en la autonomía económica de las mujeres y en la reducción de la vulnerabilidad social”, analizan los autores del estudio.

Qué es el “bono demográfico”, la situación actual de Argentina

La situación conocida como “bono demográfico”, se caracteriza por una elevada proporción de la población en edad de trabajar frente a una población dependiente infantil que disminuye y una proporción de personas mayores aún no muy grande.

Este fenómeno arroja un escenario en el que la población activa es considerablemente mayor a la inactiva, “lo que puede funcionar como aliciente para maximizar los recursos generados en el país, mejorando las condiciones para el sustento de más políticas redistributivas”, detallan.

En ese punto, hablaron de “la ventana de oportunidad abierta” por el escenario demográfico actual, a la que consideraron “muy valiosa puesto que hoy tenemos una proporción baja de personas dependientes con respecto a personas en edad de trabajar. Sin embargo, el bono demográfico es sólo eso: una oportunidad”, aclararon.