Se trata de la comisaria 10° ubicada en el barrio Laguna Brava, donde un efectivo policial mantuvo contacto estrecho con un positivo.

Desde la jefatura de Policía de Corrientes confirmaron en el día de hoy que la Comisaría 10ª ubicada en el barrio Laguna Brava fué aislada de manera preventiva tras la activación del protocolo  ante el contagio de coronavirus de uno de los agentes de la fuerza. “Ante la confirmación de un funcionario policial COVID-19 positivo, el Comité de Crisis ordenó el cierre preventivo de la dependencia ubicada en el barrio Laguna Brava”, señalaron desde un comunicado oficial.

En este sentido se notifica a los vecinos que debido a esta situación, los trámites y funciones que corresponden a esa jurisdicción se realizarán en la Comisaría 22da, ubicada en Pedro Moresi y Joaquín Arquero del Barrio Ponce. Además las otras áreas de la Policía también prestarán colaboración en la zona para brindar seguridad. Se realizará la desinfección de la Comisaría y en las próximas horas volverá a atender normalmente.