En audiencia oral el STJ ratificó hoy por unanimidad la sentencia del TOP N° 1 que condenó a Andrés Cufré, por homicidio simple en un hecho ocurrido en un taller mecánico del barrio mil viviendas

En audiencia oral realizada hoy en el Salón de Acuerdos del Superior Tribunal de Justicia, la Corte Provincial confirmó la sentencia del  TOP N°1 de Capital que condenó a Andrés Ernesto Cufré a 12 años de prisión. Se lo halló culpable del delito de Homicidio Simple, previsto y reprimido por el art 79 del C.P.

Estuvieron presentes el doctor Eduardo Panseri, presidiendo el debate y los doctores Fernando Augusto Niz, Guillermo Semhan y Alejandro Alberto Chaín.

El fiscal adjunto, doctor Jorge Omar Semhan, y los defensores que presentaron el recurso de casación participaron a través de la plataforma Cisco Webex Meetings en cumplimiento a las medidas de aislamiento dispuesta en el marco de la pandemia por COVID-19.

Por unanimidad en la Sentencia Penal N° 78/2020 se rechazó el recurso de casación articulado por la defensa ratificando la decisión del Tribunal inferior.

Los fundamentos se darán a conocer el jueves 20 de agosto a las 12:00hs.

La causa

El 15 de mayo de 2019 en un taller mecánico en cercanías del barrio mil viviendas se generó una discusión por el costo de la reparación de un vehículo entre Andrés Ernesto Cufré, propietario del mismo y Ricardo Daniel Momparler, el mecánico.

En un momento del altercado, cuando Momparler le dio la espalda al condenado, éste sacó un cuchillo y se abalanzó contra él. Al observar esta situación el hermano del mecánico, José Antonio Momparler, se interpuso entre ambos y golpeó al homicida con el puño.

Ante la agresión recibida, Cufré le dio dos puñaladas que le provocaron una herida punzo cortante que terminó con su vida.

Luego continuó agrediendo al hermano a quien también lastimo e hincó.

En un momento dado llegó el hijo de la víctima que intentó defender a su tío y a su padre, y se convirtió en destinatario de los golpes y puñaladas de Cufré.

El altercado fatal terminó con la intervención de Julio Binacci, un hombre que estaba en el taller, quien con una palanca de un gato, golpeó por la espalda al homicida.

Durante el debate oral la defensa de Cufré sostuvo que había actuado en un estado de emoción violenta, pero la hipótesis quedó desestimada por los testigos quienes acreditaron que había llegado hasta el lugar del hecho, portando el cuchillo con el que ultimó a Mompelier e hirió a los dos familiares restantes.