Un joven quiso prepararse algo para comer tras una noche de fiesta. Encendió la cocina, puso una olla y se durmió. Lo despertaron los bomberos que ingresaron al departamento para apagar fuego. No hubo heridos, sólo algunas cortinas quemadas, una cacerola destruida y mucho susto.

a sirena de los bomberos despertó esta mañana a los vecinos del microcentro. Los bomberos actuaron rápido ante el pedido de socorro de los vecinos del edificio ubicado en San Juan casi Junín. El humo comenzó a expandirse por todo el edificio desde el sexto piso. «Quiso hacerse algo para comer y se durmió», contaron a El Litoral entre risas, los vecinos.

«Estaba pasado de copas. Puso el fuego y se durmió. Lo despertaron los bomberos. Por suerte no fue nada grave», detallaron.

«Se extinguió el humo y el fuego con un poco de agua. No fue grave, pero pudo serlo», dijeron los bomberos.