Se trata de una efectivo que estaba reunida con otras 23 personas. Una jueza de Instrucción intervino en el caso e imputó a todos en Saladas.

Iniciaron una causa judicial a una mujer policía por organizar una fiesta clandestina en su vivienda de la localidad de Saladas en medio de la emergencia sanitaria por la pandemia.

“El día sábado me comunicaron de una fiesta en la localidad de Saladas, donde estaban 23 personas”, confirmó la jueza de instrucción María Mareco.

“En la fiesta se constató la presencia de menores. Es la primera vez que se da esta situación en la localidad, de llegar un evento social a instancia judicial”, señaló. “Están todos imputados”, precisó la jueza Mareco. 

La fiesta fue desactivada durante la madrugada del domingo luego de que vecinos alertaran sobre ruidos molestos en una vivienda. Al llegar, la Policía se encontró con varias personas ingiriendo bebidas alcohólicas y escuchando música a alto volumen.