El fiscal que inició la investigación agravó la calificación del delito y lo que se investigaba como lesiones leves, ahora imputa como vejaciones.

Se complica la situación judicial de seis celadores del hogar de niños Domingo Savio de Corrientes, luego de que la causa diera un giro: fue recaratulada y pasó a una fiscalía de Instrucción, informó este martes el Ministerio Público.

El fiscal Correccional y de Menores N° 1 de Corrientes, Pablo Sosa, recaratuló la causa por malos tratos y ahora se  investigarán  los  hechos  como  vejaciones, un delito más grave que contempla penas superiores a los tres años de prisión para los presuntos responsables.

Al tiempo que se declaró incompetente, el Fiscal Correccional y de Menores N° 1 solicitó al juez la incorporación de las  entrevistas  psicológicas  a  los  niños  víctimas y se requieran las del resto de los menores institucionalizados para analizar si otros podrían haber sufrido conductas similares a las denunciadas.

Asimismo, el doctor Sosa  pide  que  se  remitan  los  videos  de  las  cámaras  de  seguridad  del  establecimiento  y las copias de las actuaciones administrativas disciplinarias contra el personal acusado de estos delitos, entre otras medidas.