Según una investigación realizada en una ciudad de Indonesia y publicada en la revista científica Nature, la infección de los insectos con una bacteria para detener la transmisión de enfermedades produce una reducción “asombrosa” de casos.

Los epidemiólogos suelen hablar en un lenguaje calificado y con advertencias. Pero los resultados recientemente publicados en la revista científica Nature, de un ensayo de una tecnología biológica que tiene como objetivo detener la propagación de enfermedades transmitidas por mosquitos los tienen usando términos como “asombroso” y “epocal”. El estudio, realizado en una ciudad de Indonesia, mostró que la liberación de mosquitos modificados para transportar una bacteria llamada Wolbachia, que evita que los insectos transmitan algunos virus, provocó una fuerte caída en los casos de dengue, Los hallazgos proporcionan la evidencia más sólida hasta ahora de que la técnica, en desarrollo desde la década de 1990, podría librar al mundo de algunas de estas enfermedades mortales, dicen los investigadores.

El ensayo en Yogyakarta liberó mosquitos infectados con Wolbachia en porciones designadas al azar de la metrópoli. Las tasas de dengue en estos lugares fueron 77% más bajas, durante varios años, en comparación con las áreas que no recibieron los mosquitos. Los resultados se informaron en comunicados de prensa el 26 de agosto, pero aún no se han publicado los datos completos subyacentes a las cifras.

Será importante analizar todos los datos, pero “una reducción del 77% es realmente extraordinaria”, dice Philip McCall, biólogo de vectores de la Escuela de Medicina Tropical de LiverpoolReino Unido. “Esto es muy prometedor”.

El estudio se ha estado ejecutando desde 2016 y terminó varios meses antes debido a COVID-19. Pero los científicos dicen que los resultados deberían respaldar el despliegue de la tecnología en todo el mundo. El ensayo fue coordinado por la organización sin fines de lucro World Mosquito Program (WMP)que espera desplegar los mosquitos en áreas endémicas de dengue en todo el mundo.

“Este es un gran avance, una nueva esperanza para nosotros, para la gente y, con suerte, para el programa”, sostiene Adi Utariniinvestigador de salud pública de la Universidad de Gadjah Mada en Indonesiaquien codirigió el ensayo.

El enfoque probado en el ensayo de Yogyakarta fue iniciado por un equipo dirigido por Scott O’Neillmicrobiólogo de la Universidad de Monash en MelbourneAustralia, y director del WMP. Alrededor del 60% de las especies de insectos son portadoras de Wolbachia pipientis, pero la bacteria no infecta naturalmente a la especie de mosquito Aedes aegypti que transmite el dengue, el Zika y muchos otros virusA partir de la década de 1990, el equipo de O’Neill desarrolló poblaciones de laboratorio de A. aegypti infectado y demostró que estos insectos no transmiten virus, incluido el dengue.

El equipo comenzó a liberar mosquitos en partes del noreste de Australia que experimentaron brotes periódicos de dengue, una enfermedad que infecta a casi 400 millones de personas al año y mata a 25.000, principalmente en países de ingresos bajos y medianos de Asia, el Pacífico y América Latina. La bacteria tiende a propagarse rápidamente por las poblaciones locales de mosquitos, y un estudio de 2018 de un programa de liberación en Townsville encontró que las tasas de dengue se desplomaron después de que se liberaron 4 millones de mosquitos en diferentes vecindarios. Pero el estudio no incluyó áreas de control que no tuvieran liberación de mosquitos. Los brotes australianos de dengue también son más pequeños y menos frecuentes que los que afectan a ciudades del sudeste asiático y América Latina, donde el virus es endémico.

El WMP lanzó la prueba de Yogyakarta para llenar esos vacíos. Utarini y sus colegas dividieron la ciudad de casi 400.000 habitantes en 24 grupos y seleccionaron al azar 12 para la liberación de mosquitos y 12 para que sirvieran como controles. Trabajando con clínicas diseminadas por Yogyakarta, los investigadores identificaron 400 casos confirmados de dengue entre miles de personas que se presentaron con fiebres agudas. Luego compararon dónde habían estado las personas con dengue, que en su mayoría eran niños, en las dos semanas anteriores, para determinar si habían estado en un área donde se habían liberado mosquitos o no.

Los datos del ensayo no fueron cegados en junio, unos meses antes de lo programado, debido al aumento de casos de coronavirus en Indonesia. Pero fueron “bastante asombrosos”, dice Nicholas Jewell, bioestadístico de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres (LSHTM) y de la Universidad de California, Berkeley, quien codirigió el estudio. La reducción de 77 % en los casos de dengue en las áreas que recibieron mosquitos Wolbachia se traduce en que las personas tienen 4 veces menos probabilidades de desarrollar la enfermedad.

“Nunca he participado en un estudio tan exitoso como este”, advierte Jewell, quien ha estudiado las intervenciones en enfermedades infecciosas desde el comienzo de la epidemia del VIH en la década de 1980. Nunca habíamos tenido algo como esto“, agrega. Jewell reconoce que su estimación de la reducción de los casos de dengue es conservadora, porque muchas personas probablemente se mudaron entre áreas con mosquitos Wolbachia y sin ellos. (Ahora que la prueba ha terminado, el WMP liberará mosquitos modificados en toda la ciudad. “Esa es nuestra obligación”.