26 mayo, 2024

Sanna Marin rompió en llanto por el asedio a su vida privada

La joven primera ministra finlandesa de 36 años se mostró sobrepasada por las acusaciones de la prensa local.

Sanna Marin vive horas agitadas a nivel institucional, tras la filtración de las imágenes y videos de la fiesta realizada en la residencia oficial en la que estuvo involucrada junto a sus amigas, actividad íntima por la que los medios del país europeo cuestionan su capacidad y seriedad en su desempeño como dirigente política.

“Esto es algo privado, es alegría y vida”, manifestó Sanna Marin durante el discurso brindado después de la celebración que se viralizó en las distintas redes sociales como Tik Tok. Luego, enfatizó “confió en que la gente entienda que el tiempo de ocio y el tiempo de trabajo se pueden separar”.

Hay quienes le recriminan haberse comportado de forma inapropiada para el cargo para el que fue elegida, y otros defienden su derecho a disfrutar de un acontecimiento de índole personal.

En una de las tantas respuestas deslizadas por la mandataria para desahogarse de las acusaciones vertidas debido a su conducta por fuera de su labor cómo funcionaria pública, sentenció que “esperaría que en el año 2022 sería aceptable que los responsables de gobierno bailen, canten y vayan a fiestas”.

En las últimas horas, mujeres empresarias y del ámbito público que viven en el viejo continente respaldaron la postura de Sanna Marin en la plataforma Twitter mediante el Hashtag #SolidarityWithSanna y compartir masivamente el mensaje “play hard, work hard” y así enunciar que se puede trabajar duro y divertirse duro.

Sin embargo, las voces disidentes también se hicieron escuchar a través del arco opositor, que comenzaron la circulación de rumores acerca de un eventual consumo de drogas por parte de la principal titular de Finlandia.