El jefe de Estado retomó las declaraciones realizadas por Máximo Kirchner durante el fin de semana.

En un encendido discurso en el que repudió la protesta contra Ricardo Lorenzetti y reconoció que la Argentina sufrió más muertes que las esperadas por la pandemia de coronavirus, el jefe de Estado se refirió a los argentinos –en su mayoría jóvenes de 25 a 40 años– que pretenden irse a vivir al exterior en medio de la severa crisis económica que atraviesa el país.

“Días atrás escuchaba un formidable discurso de Máximo que llamaba a la reflexión sobre esta nueva retórica de que los argentinos se van”, introdujo el jefe de Estado en alusión al diputado nacional Máximo Kirchner y un reportaje que brindó el fin de semana en el que se refirió a la cuestión.

Y continuó: «No se vayan, hay un país que construir, hay argentinos que necesitan…Lo que hace falta es que todos nos arremanguemos, que todos nos pongamos de pie y todos hagamos el esfuerzo para construir un mejor país».

La mayoría esgrime motivos vinculados a la economía y la falta de oportunidades para progresar en un país que se repite en sus crisis. Otros hablan de la inseguridad y emigran en busca de armonía y tranquilidad para sus hijos. La ultima ves que muchos argentinos planteaban la idea de irse del país fue durante la crisis del 2001.

En rigor, las palabras de Máximo Kirchner tuvieron otro tono. Ayer, acusó a la oposición y a los medios de querer instalar la idea de que muchos argentinos planean dejar el país. Y aseguró: “Más allá de esa cuestión que quieren imponer de que los argentinos y argentinas tienden a irse del país, los argentinos y argentinas se van a quedar en su país, lo van a sacar adelante, lo vamos a poner de pie y vamos a tratar de construir un futuro mejor.