Sergio Massa se enojó al notar la imagen de Juan Ameri con su pareja y el kirchnerismo se despegó rápido del legislador salteño, quien recibió varios avisos para que presentara su dimisión.

La Cámara de Diputados sesionó de manera remota durante doce horas y 45 minutos. Sin embargo, todo giró alrededor del escándalo que protagonizó el salteño Juan Ameri, quien posteriormente recibió una serie de mensajes que le mostraron cual era el unico camino posible a seguir: debía renunciar,

Cerca de las seis de la tarde, el propio presidente de la Cámara Baja, Sergio Massa, fue quien advirtió en las pantallas la imagen escandalosa del ahora ex legislador salteño junto a su mujer. Cuando pidió aplicar el artículo 188 del reglamento, que habilita la suspensión de un diputado, todavía muchos de sus pares no habían visto el polémico video.

El presidente de la Nación ya estaba enterado cuando llamó a Massa por otro motivo. Lo supo como rápidamente lo supieron cientos de miles de argentinos, tras la viralización de las imágenes.

El efecto negativo de la escena que el diputado minimizó se derramó rápidamente sobre todo el cuerpo legislativo y principalmente sobre el Frente de Todos, fuerza de la que es parte el ahora ex legislador nacional, un porteño mudado a Salta siete años atrás.

También apuró un pedido de renuncia el partido IgualAR, que lideran radicales del Frente de Todos como Leopoldo Moreau y su hija Carmela Moreau. Desde ese sector, Lucas Godoy emitió un duro comunicado. «Ameri cometió un acto que es una vergüenza y una falta de respeto absoluta, tanto al Congreso de la Nación como a la sociedad argentina”, remarcó y anunció que el legislador había sido separado del Frente de Todos Salta. Además, reclamó que diera un paso al costado: “Creo que debe presentar su renuncia, en forma inmediata”. Y Carmela Moreau hizo replicar rápidamente el pedido de Godoy.

Por su parte, Máximo Kirchner puso a su equipo a trabajar para frenar el impacto. Hubo una contundente gacetilla de prensa para apoyar públicamente el trabajo de la comisión que iba a determinar «la sanción definitiva del diputado en el menor tiempo posible”.

Aproximadamente a las 23.40, otra vez Massa y Máximo Kirchner se retiraron detrás de la presidencia del recinto. Una diputada llamó al salteño y puso el altavoz. Ya empacientes, Massa y Kirchner hablaron para que los oyera el diputado que todavía se resistía a dar un paso al costado. «Hermano, o mandas la renuncia o te echamos esta noche», alzó la voz uno de los dos, en lo que resultó el mensaje determinante para que presentara su renuncia.

A las 3.38 se completó la votación. El secretario parlamentario leyó: 224 votos afirmativos, uno negativo y tres abstenciones. Ha sido aceptada la renuncia, el diputado acaba de dejar de pertenecer a este cuerpo, se oyó satisfecho, por fin, a Massa.