Se había frenado por una interna empresarial y pudo destrabarse luego de la intervención del ministro Moroni. El acuerdo representa una mejora de entre un 11% y 12% anual. Incluye un compromiso de revisión salarial en marzo.

Finalmente se firmó la paritaria 2020 de la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (FAECYS), el sindicato más numeroso del país. Veinte días después de que el acuerdo salarial se anunció y luego se frenó por la sorpresiva oposición de una de las cámaras, esta tarde las partes pudieron pactar una gratificación extraordinaria “por única vez, no remunerativa y de naturaleza excepcional” de $30.000, que se abonará en 6 cuotas mensuales y consecutivas, de $5.000 cada una, que se pagarán junto con las remuneraciones a partir de octubre.

Las negociaciones lograron destrabarse gracias a la intervención del ministro de Trabajo, Claudio Moroni, que medió tras el frustrado acuerdo inicial y tuvo que declarar la conciliación obligatoria para obligar a empresarios y sindicalistas a explorar una salida a la conflictiva situación.

Respecto del acuerdo de hace 20 días, se eliminó una cuota de $5.000 correspondiente a septiembre y quedó en un total de $30.000 en lugar de los $35.000 pactados en ese momento.

Fuentes empresariales y sindicales sostuvieron que, de esta forma, la mejora pactada oscila entre el 11% y 12% si se calculan los salarios entre abril pasado y marzo de 2021.

El problema comenzó cuando el sindicato de Cavalieri acordó de palabra la firma de la paritaria, pero una dura interna en la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), que estaba en período electoral, motivó que esta cámara sorpresivamente decidiera frenar lo pactado.

El acuerdo firmado, según se aclaró, contempla que los $30.000 no se incorporan a los salarios básicos de convenio y tienen impacto únicamente en los adicionales de presentismo y antigüedad.

Simultáneamente, se acordó que, a partir del mes de septiembre de 2020, se incorporen a los salarios básicos de todas las categorías la suma de $4000 otorgada por el Gobierno a través del DNU 14/2020 de enero pasado y la de $2000 pactada en la revisión de la paritaria 2019 realizada en febrero.

El entendimiento salarial tiene vigencia hasta el 31 de marzo de 2021 y las partes se comprometieron a reunirse en enero de 2021 para analizar las variaciones económicas que pudieran haber ocurrido.

El comercio fue una de las actividades más perjudicadas por la paralización de actividades que trajo aparejada la cuarentena obligatoria: sólo se mantuvieron trabajando los empleados de los supermercados, considerados esenciales, pero se calcula que unos 800.000 mercantiles se quedaron sin tareas y fueron suspendidos con el pago de una asignación equivalente al 75 por ciento del salario neto, tal como fue establecido en el acuerdo firmado entre la CGT y la UIA en abril pasado.

En marzo y en julio, los trabajadores de supermercados y mayoristas recibieron un “aporte solidario” de 5.000 pesos como “retribución al esfuerzo” que están haciendo durante la pandemia.