Dos delincuentes abordaron al ex boxeador a punta de pistola y le sustrajeron el teléfono móvil y dinero.

El ex campeón del mundo de boxeo Jorge Roña Castro fue asaltado a mano armada por dos delincuentes que lo despojaron de dinero y el celular, en el barrio San José de la localidad bonaerense de Temperley. Según explicó el propio púgil, de 53 años, el robo se produjo ayer cuando caminaba hacia el gimnasio que posee en esa zona del Gran Buenos Aires.  

“Fue al voleo, me apuntaron con dos fierros y tuve que dar toda la plata y el celular”, contó en diálogo con el canal TN. Castro, quien también es apodado Locomotora por el estilo agresivo que cosechó en su extensa carrera boxística señaló que en principio fue amenazado con dos armas de fuego por los delincuentes, después de lo cual uno de ellos aguardó y el otro lo abordó para sacarle sus pertenencias. 

Lo tenía como a (John) Jackson, pero el otro me estaba apuntando”, hizo un paralelismo entre el momento en el que pensó en resistirse y la pelea ante el estadounidense, disputada en la ciudad mexicana de Monterrey en diciembre de 1994, cuando se impuso con un espectacular nocaut luego de una pelea desfavorable, en la que recibió un intenso castigo.  

Los delincuentes, tras cometer el atraco, se alejaron en un automóvil rumbo a un asentamiento cercano. “No alcancé a tomar la patente, ni nada”, expresó el boxeador, que se manifestado triste por la pérdida del celular en el que tenía “fotos de la familia, de los amigos y de muchas figuras, como Diego Maradona”.  

El ex deportista comentó que horas después de ocurrido el episodio llamó al teléfono celular y habló con uno de los delincuentes. “Le dije ‘loco, por favor devolveme el celular, soy el Roña’ Castro», narró su intento. «‘¿Qué vas a ser vos?’ me dijo”, detalló el corolario de la búsqueda infructuosa.

Con la citada y resonante victoria sobre Jackson, Castro se consagró campeón mundial y realizó dos defensas exitosas, hasta que perdió con el japonés Shinji Takehara el 19 de diciembre de 1995.  Locomotora aseguró que no tiene intenciones de realizar la denuncia policial del hecho porque “no sirve” y publicó en redes sociales un mensaje en el que invitó a los ladrones a ir a su gimnasio con la promesa de enseñarles a «respetar y a cuidar la vida de la mano del boxeo.  

“Lamentable. A estos pibes chorros que hoy me afanaron los invito a que pasen por el gimnasio. Vengan que les voy a enseñar a respetar y a cuidar la vida con el box. El día que aprendan, se van a dejar de hacer los guapos choreando y van a tener una conducta en la vida”, señaló en su cuenta de Facebook. “Todo vuelve y cuando sea tarde van a rendir cuentas”, concluyó.