22 julio, 2024

Crimen de Umma: detuvieron a un sospechoso y el fiscal dijo que hubo «cuatro coautores» del asesinato

Un hombre de 22 años fue detenido por su presunta participación en el crimen de la nena de 9 años, hija de un custodio de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Un joven de 22 años fue detenido por su presunta participación en el crimen de Umma Aguilera, la hija de 9 años de un policía de la custodia de la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, asesinada de un balazo durante un asalto en el partido bonaerense de Lomas de Zamora. Asimismo, el fiscal de la causa aseguró que hubo «cuatro coautores» del hecho, quienes se dividieron las tareas para llevar a cabo el delito

Luego del hecho, los perpetradores habían descartado el Toyota Corolla negro con el que habían cometido el crimen en las calles Darwin y Canadá de la localidad bonaerense de Villa Centenario. El sospechoso fue encontrado en ese lugar debido a que había vuelto para buscar algo.

El hombre se encuentra alojado en la comisaría Lomas de Zamora 7ma. de Villa Centenario, precisaron los voceros policiales a Noticias Argentinas. Tras la detención, se lo investiga como uno de los cuatro posibles autores del homicidio.

La causa está a cargo del fiscal de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 18 de Lomas de Zamora, Pablo Rossi, quien consideró en declaraciones a la prensa que «es un hecho tremendo». Asimismo, confirmó que «hay una persona que se encuentra en carácter de aprehendido», que es «mayor de edad».

«Entiendo que hay evidencia suficiente para entender que ha tenido participación en el hecho», precisó acerca del aprehendido en el caso. Además, aclaró: «No estoy en condiciones de saber si tiene antecedentes».

Durante la jornada, el fiscal estuvo en el lugar de los hechos y pidió un relevamiento de las cámaras de seguridad de la zona, lo que permitió obtener las imágenes de dos sospechosos: uno llevaba remera negra y bermudas de jean y el otro, camisola blanca y gorra. “Tenemos muchas filmaciones de los hechos que nos puede permitir encontrarlos”, señaló Rossi.

«Hay cuatro personas que se distribuyeron las tareas para cometer primeramente el robo de un vehículo y luego el segundo intento de robo donde se produjo esta tragedia que disparan y fallece esta niña», explicó el fiscal. “Estamos todos abocados a esto. Nuestra prioridad es encontrar a los responsables del hecho. Tenemos la confianza en que lo vamos a lograr. Estamos trabajando intensamente para eso”, afirmó.

A partir de las primeras diligencias, los investigadores secuestraron el vehículo abandonado por la zona y determinaron que había sido robado esta misma mañana, momentos antes del crimen. En ese sentido, se hallaron imágenes de los minutos previos al asesinato, a tan solo diez cuadras de donde balearon a Umma. Los sospechosos iban junto a otros dos hombres, que ahora se investiga si también estaban a bordo del Toyota Corolla negro.

El dueño del auto robado denunció que minutos antes del crimen también le habían disparado, pero que los perpetradores erraron el tiro. En diálogo con A24, Ariel, comerciante de Villa Fiorito, lamentó no haber podido retener a los criminales al menos «quince segundos más» para así evitar el trágico desenlace.

«Me bajé del auto y veo a cuatro personas que doblan la esquina y cuando encaran hacia mí yo ya sabía de qué se trataba. Fue todo muy rápido. Una cosa de diez segundos. Cuando me di cuenta ya los tenía encima de mío», relató​

La cronología del crimen de Umma

El episodio ocurrió este lunes a la mañana, cuando un matrimonio, integrante de la Policía Federal Argentina, fue sorprendido por delincuentes armados. Uno de los disparos que efectuó uno de los ladrones «ingresó en el vidrio de la puerta trasera del lado derecho causando herida de arma de fuego en la parte de la nuca a la menor», explicó Bullrich.

Según contó la madre de la menor, María Álvarez Rodríguez, y personal de la Superintendencia de División de Rastros de la Policía Federal, ella salía de su casa junto con su esposo, Eduardo Aguilera, personal policial de la Federal y que presta servicio como custodia de la ministra de Seguridad, y su hija en un Ford KA de color gris.

A la salida de su vivienda fueron atacados por al menos dos masculinos que iban en un Toyota Corolla de color negro y que desde el interior ejecutaron varios disparos con fines de cometer un ilícito. A pesar de dar la voz de alto, uno de los disparos ingresó por una de las ventanillas del auto e impactó en la nuca de la menor.

El informe policial señala que la menor fue trasladada al Hospital Gandulfo con pronóstico reservado y luego llevada en helicóptero al Hospital Churruca de la Ciudad de Buenos Aires, donde murió donde horas más tarde.

Tras hablar con los padres de la víctima, Bullrich dio más detalles sobre el trágico episodio, precisando que la niña «tenía una bala en la cabeza» y que los delincuentes «le tiraron a matar».

«Nos contaron todo en detalle, todo lo que hizo el papá para tratar que llegue al hospital viva, hablándole, preguntándole cosas, haciéndole un torniquete, tratando que la nena llegue pero tenía una bala en la cabeza y ni en el mejor hospital balístico, el Churruca, la pudieron sacar adelante. Le tiraron a matar», describió en declaraciones con la prensa.