16 junio, 2024

Horror y degradación política en Goya: sexo por un plan social

Son tres denuncias de mujeres las que pesan sobre el edil kirchnerista, quien las habría ultrajado cuando era funcionario nacional y manejaba el Potenciar Trabajo. Desde el Gobierno municipal, las autoridades esperan que «la Justicia se exprese».

Guillermo C. fue trasladado a una celda de la comisaría seccional Segunda luego de una audiencia de coerción la cual se desarrolló el viernes último cerca del mediodía ante tres denuncias por «abuso sexual y amenaza coactiva». Las damnificadas son mujeres quienes eran beneficiarias del plan social Potenciar Trabajo, que él canalizaba antes de asumir su banca como concejal el pasado 10 de diciembre en el Municipio de la ciudad de Goya.

El caso es investigado de parte de la Unidad Fiscal, a cargo de Juan Carlos Castillo, e intervino el Juzgado de Garantías del magistrado Darío Ortiz.

El abogado Conrado Rudy Pérez González Ocanto representa la querella como asesor Jurídico Penal gratuito del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. Al respecto, el letrado dijo a época que los acosos y abusos iniciaron en 2019 cuando el imputado todavía era funcionario del Gobierno nacional en el cargo de delegado de la Subsecretaría de Agricultura Familiar y de los beneficios del plan social Potenciar Trabajo. Los hechos, según describieron las denunciantes, habrían ocurrido en el interior de una sede del «Movimiento Evita Goya», en calle José E. Gómez al 57.

En audiencia de coerción requerida por el fiscal Castillo, en cuyo marco solicitó la prisión preventiva contra el imputado Guillermo C., informó los hechos incriminados, sus respectivas calificaciones legales y elementos de evidencia con los que cuenta a la fecha para acreditar los hechos y la participación del imputado. Fundamentó el peligro de fuga y el riesgo de obstaculización de la investigación.

Las denunciantes estuvieron presentes y dejaron de manifiesto el esfuerzo sobrehumano que hicieron al presentarse, con miedo y temor. Contaron que están con tratamiento psicológico y, asimismo, agradecieron que «el Ministerio Público Fiscal se ocupa y que el juez las escucha».

La defensa del imputado rechazó el pedido de prisión preventiva y aseguró que la medida de no acercamiento no ha sido infringida.

A pesar de ello, el juez de garantías dio lugar al pedido del fiscal y señaló que «las evidencias permiten sostener grado de probabilidad sobre la existencia del hecho y la participación en el mismo del imputado Guillermo C. Estimó que «no existe suficiente indicio como para tener por configurado el riesgo procesal de fuga, ya que el imputado tiene arraigo familiar y un cargo público en esta localidad. Por otra parte, los indicios de riesgo procesal de obstaculización de la investigación se tornaron vehementes», dijo. Y agregó: «Por contexto de género». Por ello se le informó al imputado de la prisión preventiva. Y de inmediato fue trasladado a la comisaría Segunda.

En manos de la Justicia

Consultado el intendente de la localidad de Goya, Mariano Hormaechea, respecto a la detención y causa que enfrenta el concejal Guillermo C., dijo a este matutino que «esperamos a que se exprese la Justicia» sin brindar mayor declaración al respecto. Vale señalar que en la Carta Orgánica municipal de esa ciudad en el ítem sobre «corrección de sus miembros», en su articulado 81, dice que «por inconducta en sus funciones, inasistencias reiteradas, indignidad o incompatibilidad moral, el Concejo Deliberante podrá con el voto de la mayoría absoluta, corregir con llamado al orden o multa a cualquiera de sus integrantes. Con los 2/3 de la totalidad de sus miembros, suspenderlos o excluirlos de su seno sin previo juicio político».

Testimonios en primera persona

Una de las mujeres que decidió hablar y denunciar los abusos por los cuales fue sometida, comentó que los ultrajes datan desde 2019 cuando comenzó a trabajar con quien hoy está imputado, quien por entonces se desempeñaba como jefe responsable del «Movimiento Evita Goya». Ella, a su vez, era beneficiada del plan social Potenciar Trabajo.

Contó que en momentos en que trabajaban, el acusado le manifestó que debería dejarse tocar sus partes íntimas y que, si no lo hacía, no avanzaría en mejoras de su salario. Dijo que le acariciaba las nalgas y sobre su ropa. Y que dos veces la arrinconó sobre la pared abusando de ella en contra de su voluntad. Señaló que fueron varios los episodios de sometimiento que debió soportar hasta que el 8 de marzo de 2023 decidió denunciarlo.

Otra de las mujeres, tras manifestar los hechos de abusos, comentó que más compañeras, cerca de 27, pasaron por la misma situación, solo que no se animan a hablar por su estado de vulnerabilidad y por miedo a perder el plan social, único ingreso que tienen para ayudar a su familia.

Fuente: Diario Epoca