Se trata de un hombre de apellido Tiscornia, a quien se le imputan los delitos de abuso sexual con acceso carnal y gravemente ultrajante, y por haber cometido el vejamen contra una menor con un leve retraso madurativo.

El Juzgado de Instrucción N° 2 procesó al conocido DJ, que se encuentra detenido acusado de abusar sexualmente de su hijastra cuando esta tenía 14 años. La víctima declaró en cámara Gesell y aportó detalles de los abusos cometidos. 

Al hombre de apellido Tiscornia se le imputan los delitos de abuso sexual con acceso carnal y abuso gravemente ultrajante,y por cometer el vejamen contra una menor con un leve retraso madurativo.

Por el momento permanece alojado en la Unidad Regional de San Luis del Palmar. Comparte un pabellón con 16 internos cuando la capacidad es de 7.

El abogado Guillermo Escalante informó que ya tramitó la apelación al procesamiento, por lo que esperan conocer si la medida queda firme o no. En tanto, precisó que se pudo realizar la audiencia en cámara Gesell, donde compareció la menor. 

Por otro lado, dada la emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus se había solicitado que se analizara una vez más la situación ante el Juzgado de Instrucción Nº 2 de Corrientes para otorgarle la prisión domiciliaria al detenido. No obstante, el pedido fue denegado nuevamente.

Cabe recordar que cuando trascendió el caso, la abogada Nieves Cuenca, que representa a la víctima, dio detalles del hecho que involucran al organizador de eventos.

“Este hombre se aprovechó de la situación de convivencia y es sumamente grave, ya que los abusos fueron reiterados un número indeterminado de veces”, sostuvo. “La chica venía padeciendo la situación bajo amenazas de muerte contra ella y su familia. Se decidió a hablar ahora, se hicieron las pericias necesarias y se pudo comprobar la situación”, agregó.

“Queremos que a este señor se lo condene con una pena importante porque se aprovechó de la situación de inmadurez mental de la niña”. 

Hoy, la víctima se encuentra con ayuda psicológica para poder recuperarse de la pesadilla que padeció.