16 junio, 2024

Echaron a la gerenta del Banco Nación que había contratado a Pitty, la numeróloga

Luego de la polémica desatada, el ministro de Economía y candidato presidencial, Sergio Massa, pidió la remoción de María del Carmen Barros, la responsable del nombramiento.

La directora del Banco Nación, Silvina Batakis, desplazó este lunes a la gerenta que contrató por un alto salario mensual a la numeróloga Verónica Laura Asad, conocida como «Pitty», una semana después de que se desatara la polémica por su nombramiento.

María del Carmen Barros, responsable de la contratación, fue removida de su puesto en la entidad después de una reunión que mantuvo Batakis con el ministro de Economía, Sergio Massa, quien pidió el despido.

Barros había quedado envuelta en un escándalo luego de que trascendiera mediáticamente que cobra un sueldo de 9 millones de pesos, que había contratado a la Verónica Laura Asad, conocida como ‘Pitty, la numeróloga’, para un coaching por $1.800.000 y por la designación de Héctor Javier Silva, exmarido de Batakis, en el cargo de Gerente de Sistemas del BNA, y de Juan Pablo Pedemonte, hijo de Barros, al frente de una gerencia en la casa matriz del banco.

«Pitty» sostuvo que se dedica a establecer relaciones ocultas entre números, seres vivos y fuerzas físicas o espirituales y fue contratada en la institución bancaria oficial para brindar esos servicios, lo cual desató un escándalo.

El fin de semana se supo que el Banco Nación le inició un sumario a Barros por el caso de “Pitty la numeróloga” y otras contrataciones. En el banco aseguraron que detrás de la denuncia pública –que sacó a la luz un informe del programa Periodismo para Todos (PPT)– está “la mano de la cerealera Vicentin”.

La diputada nacional Graciela Ocaña realizó una denuncia ante el juzgado federal 9, a cargo de Daniel Rafecas, quien giró la denuncia al fiscal Guillermo Marijuan. Éste, a su vez, ordenó el allanamiento del banco e imputó a Batakis y a Barros, por los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público, defraudación contra la administración pública, administración fraudulenta y peculado y dispuso una serie de medidas de prueba.

Además de las contrataciones de” Pitty, la numeróloga”, Silva y Pedemonte, el fiscal apuntó también al nombramiento de Maximiliano Piantanida, amigo de Barros, como Gerente Departamental del BNA y a la autorización de Batakis para que Barros perciba diversos plus y premios que suman un sueldo mensual de unos $9 millones, y al hecho de que Juan Manuel Romero, pareja de Barros, perciba $700.000 aunque, según la denuncia de Ocaña, “prácticamente no va a trabajar”.

En el entorno de Batakis señalaron que el directorio del Banco “desconocía completamente” la contratación de Asad, “por tratarse de competencias de la gerencia” y que por eso se instruyó al área de legales a iniciar “un sumario a la gerenta general, María Barros”.